Foto: Andina
La explosión de un coche bomba conducido por un terrorista suicida contra un puesto de control policial en la ciudad de Peshawar (Pakistán) dejó al menos siete personas muertas y otras 15 heridas.

'Un kamikaze hizo estallar su automóvil cuando la Policía intentó registrarlo en un puesto de control en las afueras de Peshawar', indicó el jefe del distrito, Sahibzada Anis.

Peshawar es una región tribal fronteriza con Afganistán y en donde suceden la mayoría de los atentados y los ataques de los extremistas islámicos.

Este nuevo atentado se suma a los dos ocurridos ayer en la misma ciudad pakistaní y en el que murieron al menos 18 personas.

El más grave de ellos tuvo por objetivo la sede de los servicios secretos en Peshawar, la capital de esa región, lo que constituye un claro mensaje al Ejército, que desde hace un mes lleva a cabo una ofensiva contra los talibanes en Waziristán del Sur.

Al otro lado de la frontera, en Afganistán, los hermanos ideológicos de esos insurgentes se responsabilizaron de otro ataque suicida contra un convoy militar que dejó 24 heridos, incluidos nueve soldados de la OTAN.

-ANDINA