El Gobierno de Evo Morales sostuvo que Bolivia es el país que menos gasta en equipamiento militar y bélico en Sudamérica y ratificó así que la nación no está en carrera armamentista.

En una entrevista en la radio estatal Patria Nueva, el ministro de Defensa, Walker San Miguel, citó los casos de Brasil, que anunció la compra de armas por 15.000 millones de dólares a Francia, y de Chile, que repone su material bélico "cada año" con una parte de los recursos de la venta del cobre.

"Bolivia es el país que menos gasta en materia de equipamiento militar y bélico. Somos muy consecuentes con los principios de país pacifista, disuasivo, pero no podemos tener Fuerzas Armadas que no tengan el equipo mínimamente necesario para su profesionalización y para su actuación", sostuvo.

San Miguel respondió así a las críticas de sectores opositores al Gobierno que han cuestionado un decreto aprobado esta semana para la compra de seis aviones chinos K-8 por 57.8 millones de dólares que, según el Ejecutivo, permitirán fortalecer la lucha antidroga y controlar regiones del país "sensibles" y afectadas por el problema.

La autoridad reiteró que las Fuerzas Armadas "han sido descuidadas" en los últimos 20 años en cuanto a la renovación de "equipo logístico operativo y de armamento bélico elemental" y que actualmente opera con material obsoleto que debe ser repuesto.

Mencionó como ejemplo de las carencias de las Fuerzas Armadas el accidente ocurrido el sábado, cuando un helicóptero comprado por el Estado en la década de los 80 se precipitó a tierra ocasionando la muerte de dos oficiales de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB).

"No puede ser que la compra de seis aviones, de cuatro helicópteros, de aviones para el Ejército sean considerados una carrera armamentista", dijo.

Insistió en que hay una "reconfiguración" regional, pues ahora el reto actual de las naciones no es protegerse de sí mismas sino ver la forma de "asumir las amenazas comunes a los países de Suramérica".

 

EFE