La Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, afirmó que su gobierno no responderá a los calificativos de "ignorante" que la semana pasada le endilgó el presidente venezolano a su par estadounidense Barack Obama, por considerarlo un "debate infantil".

 

"Obviamente tenemos muchos problemas con el presidente Chávez y la manera como está maltratando al pueblo venezolano. La manera como trata a sus vecinos. Su actitud general en política doméstica e internacional que no creemos que esté en el mejor interés de nadie" afirmó Clinton.

 

Recordó que "la democracia es más que realizar elecciones" refiriéndose al argumento del gobierno venezolano que cuando se cuestionan sus credenciales democráticas exhibe la realización de 11 elecciones y referéndums en la década que lleva Chávez en el poder.

 

Pero para Washington también hay diferencias en la filosofía de economía política que utiliza Caracas que, en la promoción de lo que definen como "el socialismo del siglo XXI", ha estatizado varios sectores de la economía.

 

"Creemos que está en el interés de Venezuela promover una economía de libre mercado y no caer en las políticas fracasadas del pasado cuando se apropiaron de compañías y negocios para verlos después fracasar", afirmó.

 

Finalmente, Clinton dijo esperar que Chávez "cambie su comportamiento para el beneficio del pueblo de Venezuela, de sus vecinos y de todo el hemisferio".