La Comisión para la Igualdad de Género (CGE) de Sudáfrica ha instado a la Policía a investigar la muerte de cinco homosexuales en el último año, ante la posibilidad de que los crímenes hayan sido cometidos por un asesino en serie homófobo.

"La Comisión para la Igualdad de Género condena enérgicamente los lamentables asesinatos de homosexuales en Johannesburgo y otras partes de Sudáfrica", afirmó la CGE a través de un comunicado que se puede leer hoy en su página web.

"La comisión muestra igualmente su preocupación por los grandes retrasos en la investigación que sufren este tipo de casos. La CGE considera que estos actos criminales merecen ser tratados con la máxima dureza", añadió la institución pública.

Según el diario sudafricano Star, al menos cinco hombres homosexuales han sido asesinados en circunstancias similares en el área metropolitana de Johannesburgo en los últimos 18 meses, lo que ha llevado a los investigadores a considerar que podría tratarse de un asesino en serie o un grupo homófobo.

Las víctimas fueron encontradas en sus domicilios, atadas, estranguladas y sin muestras de que las puertas hubieran sido forzadas, mientras que la escasa sustracción de objetos de valor hace descartar el móvil del robo.

La víctima más reciente, Barney van Heerden, de 39 años, fue encontrada el pasado 19 de septiembre en su domicilio de Orange Grove, en el este de Johannesburgo.

Sudáfrica posee una de las legislaciones más avanzadas de África en materia de derechos de gays y lesbianas, pero los crímenes y ataques contra este colectivo son frecuentes en el país, especialmente en los barrios pobres de las grandes ciudades.

El Gobierno sudafricano creó recientemente un grupo de trabajo para atajar los asesinatos y "violaciones correctivas" de lesbianas, que son forzadas por varones en la falsa creencia de que la agresión corregirá su tendencia sexual.

EFE