Confirmado: dos galaxias satélite de la Vía Láctea colisionaron recientemente

Según los científicos de la Universidad de Michigan esta es la evidencia de que la Pequeña Nube de Magallanes y la Gran Nubes de Magallanes colisionaron en algún momento del pasado reciente.

Nubes de Magallanes, la SMC (Pequeña Nube de Magallanes) a la izquierda y la LMC (Gran Nube de Magallanes) a la derecha. | Fuente: Wikimedia commons
(Agencia N+1/ Adrián Díaz) Es de noche, vives en el hemisferio sur y decides salir hacia afuera a mirar un rato las estrellas. De pronto te percatas de la existencia de dos pequeñas y hermosas nubes luminosas alejadas un poco de la Vía Láctea. Pero tú sabes que no son literalmente nubes, son las dos galaxias satélites de la nuestra: La Pequeña Nube de Magallanes (SMC) y la Gran Nube de Magallanes (LMC).

Entonces, ¿qué ha pasado? Pues un equipo de astrónomos de la Universidad de Michigan (UM) acaba de descubrir que la región sureste de la SMC, conocido como Ala, se está alejando del cuerpo principal de esa galaxia. Esto proporciona la primera evidencia de que ambas, la SMC y la LMC, colisionaron en algún momento del pasado reciente. Más detalles en The Astrophysical Journal Letters.
 
La profesora de astronomía de la UM y autora principal del estudio, Sally Oey, expresó su emoción por los resultados obtenidos. “Se puede ver que el Ala es su propia región separada que se está alejando del resto de la SMC”, declaró.

Gaia

Oey, junto a un equipo internacional de astrónomos buscaron en la SMC estrellas que habían sido expulsadas fuera del SMC. Observar esta galaxia satélite no fue tarea sencilla, tuvieron que usar a Gaia, el nuevo telescopio orbital de la Agencia Espacial Europea (ESA, en inglés) que fue lanzado en 2013.
 
Una de las ventajas de Gaia es que está diseñada para tomar imágenes de las estrellas una y otra vez y analizar su movimiento en tiempo real.
 
Según la autora, el estudio se centró en observar las estrellas más calientes, luminosas y masivas, las más raras. "La belleza de la Pequeña Nube de Magallanes y la Gran Nube de Magallanes es que son sus propias galaxias, por lo que estamos observando todas las estrellas masivas en una sola galaxia".
Las flechas muestran la velocidad relativa y las direcciones de movimiento en el plano del cielo para las 315 estrellas objetivo en la Pequeña Nube de Magallanes. Los colores rojo y azul muestran la velocidad relativa en la línea de visión, el rojo corresponde al movimiento que se aleja y el azul al que se acerca de la Tierra. A la izquierda de la línea punteada se encuentra la región "Ala", que muestra un bulto moviendose lejos del resto de la galaxia. En esta imagen, el norte está arriba y el este a la izquierda | Fotógrafo: Johnny Dorigo Jones
De esta manera, al observar las estrellas en una sola galaxia, el telescopio brinda información de dos maneras. Lo primero es que  proporciona una muestra estadísticamente completa de las estrellas en una galaxia progenitora. Y segundo, les da a los astrónomos la posibilidad de medir las velocidades individuales de cada estrella.

“Estamos interesados ​​en la velocidad de las estrellas individuales porque estamos tratando de comprender los procesos físicos que ocurren dentro de la nube", dijo Oey.

Una colisión reciente

Al observar los datos obtenidos por Gaia, el equipo también observó que todas las estrellas dentro del Ala, se están moviendo en una dirección y velocidad similares. Esto demuestra que el SMC y LMC probablemente tuvieron una colisión hace unos cientos de millones de años.

Pero, ¿de qué manera sucede esto? La colaboradora del estudio Gurtina Besla, astrónoma de la Universidad de Arizona, modeló la colisión del SMC y el LMC hace unos años. Ella y su equipo prediijeron que una colision entre estas nubes causaría que el Ala del SMC se moviera hacia el LMC. Por otro lado, si tan solo pasaron muy cerca uno del otro, las estrellas del Ala se moverían en una dirección perpendicular.

¿Qué es lo que sucede ahora? Pues el estudio de Oey muestra que el Ala se está alejando del SMC, en dirección al LMC. Esto, según la autora del estudio, confirma que ocurrió una colisión directa.
"Queremos la mayor cantidad de información posible sobre estas estrellas para limitar mejor estos mecanismos de expulsión", dijo Jonny Dorigo Jones, un investigador de pregrado que participó en el estudio. "Todo el mundo ama maravillarse con las imágenes de galaxias y nebulosas que están increíblemente lejos. Sin embargo, el SMC está tan cerca de nosotros que podemos ver su belleza en el cielo nocturno a simple vista”.

El estudio de las galaxias es un tema realmente apasionante. Todo lo que sabemos es gracias a la información que nos puede brindar un haz de luz que viajó a través de enormes distancias hasta llegar a nosotros. Con esto, los astrónomos han podido confirmar cuál es la galaxia más antigua hasta hoy descubierta e incluso saber que nuestra galaxia es muchísimo más grande de lo que se pensaba.
¿Qué opinas?