El tipo de sangre influye en el desarrollo de formas graves de COVID-19, según un estudio

Los investigadores han precisado que creen que todavía es prematuro saber cuál de los genes puede influir el curso de la infección. Lo que sí se sabe es que el coronavirus se une a la proteína ACE2 en la superficie de las células para poder entrar en ellas.

Fotografía referencial
Algunas variantes de estos dos cromosomas se asocian, según la investigación, con un mayor riesgo de desarrollar un fallo respiratorio en pacientes con infección por la COVID-19, según la investigación. | Fuente: Flickr

De acuerdo con una investigación llevada a cabo por el gigante de pruebas genéticas 23andMe Inc., los genes pueden determinar por qué algunas personas desarrollan formas graves de COVID-19. Así, una persona con tipo de sangre A tiene un 50% más de riesgo de necesitar ventilación mecánica, mientras que el grupo O presenta un “efecto protector” ante el desarrollo de una insuficiencia respiratoria.

Este es quizá el hallazgo más importante del estudio publicado por el New Englang Jounal of Medicine, que también ha contado con la participación del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) y el Instituto de Salud Carlos III. Según concluye el mismo, la vulnerabilidad de ciertas personas al desarrollo de síntomas graves del virus “puede estar influenciada por sus características genéticas".

Esta investigación busca responder por qué algunas personas son asintomáticas o presentan cuadros leves de la COVID-19, mientras que otras personas desarrollan formas graves del virus. “Hemos buscado la respuesta en los genes y hemos encontrado una fuerte asociación entre ciertas variantes genéticas en los cromosomas 3 y 9 y la gravedad de la enfermedad causada por el coronavirus”, señalan en una nota del CIBER los directores del estudio.

Algunas variantes de estos dos cromosomas se asocian, según la investigación, con un mayor riesgo de desarrollar un fallo respiratorio en pacientes con infección por la COVID-19. El cromosoma 3, en particular, puede afectar la expresión de genes que favorecerían la entrada del virus, así como lo que se conoce como “tormenta de citoquinas”, que es causada cuando se produce una reacción excesiva del sistema inmunitario que termina por atacar al propio organismo.

De otro lado se encuentra el cromosoma 9, el gen que determina el grupo sanguíneo de la persona. Los datos muestran que “tener el grupo sanguíneo A se asocia con un 50% más de riesgo de necesidad de apoyo respiratorio en caso de infección por el coronavirus. Por el contrario, poseer el grupo sanguíneo O confiere un efecto protector frente al desarrollo de insuficiencia respiratoria (35% menos de riesgo)”.

Cabe mencionar que la investigación recogió muestras de sangre de 1610 pacientes con el virus, entre ellos españoles que necesitaban de oxígeno o ventilación mecánica, de quienes se extrajo ADN para estudiar casi nueve millones de variantes genéticas, analizadas por bioinformáticos y expertos genetistas que participaron del estudio.

Asimismo, el estudio identificó mayor frecuencia de 26 variantes genéticas en los pacientes afectados por insuficiencia respiratoria, en comparación con el grupo no infectado y, dos de ellas, localizadas en los cromosomas mencionados (3,9) habrían mostrado una potente asociación con la gravedad de la enfermedad.

Es necesario mencionar que los investigadores aún creen que es prematuro saber cuáles son todos los genes que podrían influir en el curso de la infección. Lo que sí se sabe es que el coronavirus se une a la proteína ACE2 en la superficie de las células para poder entrar en ellas. Uno de los genes implicados en el estudio reacciona con esta proteína y el otro está relacionado con la respuesta inmunológica inflamatoria en los pulmones.

OTRAS ESPECIFICACIONES DEL ESTUDIO

Los autores de esta investigación señalan que la variante genética identificada en el cromosoma 3 es más frecuente en personas más jóvenes (media de 59 años), algo que podría explicar, en cierta parte, la gravedad de los casos que se encuentren en este grupo de edad.  

La frecuencia en ambos cromosomas (3 y 9) es “significativamente mayor en los pacientes que necesitaron ventilación mecánica frente a aquellos en los que únicamente se administró oxígeno, asociación que fue independiente de la edad y sexo”, señala el comunicado.

Es en consecuencia de este dato que los científicos consideran que la presencia de estas variantes genética predispone el desarrollo de formas graves de insuficiencia respiratoria durante la infección por el virus.

Recordemos que investigaciones previas habían precisado que factores como la edad y enfermedades como la diabetes, hipertensión y obesidad aumentan el riesgo a desarrollar casos graves de COVID-19.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.