Jair Bolsonaro se pasea en moto acuática cerca de su residencia oficial. | Fuente: Twitter

Brasil sobrepasó este sábado las 10 000 muertes por el nuevo coronavirus, una cifra que sitúa al país como sexto del mundo más afectado por la pandemia, a la que el presidente, Jair Bolsonaro, insiste en restar importancia con gestos considerados frívolos, como el paseo en moto acuática que dio este sábado.

El gigante sudamericano, de 210 millones de habitantes, alcanzó los 10 627 fallecidos tras sumar otros 730 diarios, en tanto que el número de infectados asciende ya a 155 939.

Mientras, el presidente brasileño se paseó en una moto acuática en un lago de Brasilia y se hizo fotos con algunos seguidores.

Brasil ya es el sexto país del mundo con más muertes, por detrás de Estados Unidos, Reino Unido, Italia, España y Francia, y ha superado la barrera de los 10 000 fallecidos menos de dos meses tras la confirmación del primer óbito por COVID-19, el 17 de marzo.

Los datos confirman la acelerada expansión de la pandemia: en tan solo 10 días las cifras se duplicaron en el país, que registraba el pasado 30 de abril 5 901 muertos.

Ante el escenario, el Congreso y la Suprema Corte han decretado luto oficial de tres días, en tanto que el mandatario brasileño todavía no se ha pronunciado oficialmente sobre la marca alcanzada.

Bolsonaro, "quizá la mayor amenaza" para Brasil 

Para este sábado, Bolsonaro tenía previsto la celebración de una barbacoa "para unos 30 invitados", según él mismo anunció durante la semana.

Ante el aluvión de críticas que recibió, el mandatario dio marcha atrás, canceló el evento y afirmó que la barbacoa era "fake" (falsa) en sus redes sociales.

Sin embargo, según un video publicado por medios locales, el presidente salió a darse un paseo en moto acuática en las cercanía de su residencia oficial y aprovechó para saludar y hacerse fotos con simpatizantes.

Según la prestigiosa revista científica británica The Lancet, la mayor amenaza para la capacidad de Brasil de responder con éxito a la propagación de la COVID-19 "quizás sea su presidente, Jair Bolsonaro".

En un editorial, The Lancet señaló que el mandatario brasileño "no solo sigue sembrando la confusión al burlarse abiertamente" de las medidas de distanciamiento físico y cuarentenas adoptadas por los gobernadores y alcaldes, sino que también ha perdido a dos "importantes e influyentes" ministros en las últimas tres semanas.

Se tratan de Luiz Henrique Mandetta, como ministro de Sanidad, y del exjuez Sergio Moro, titular de Justicia, dos de los altos cargos más populares del Ejecutivo.

(Con información de EFE)