Fotografía referencial
El 38% de los encuestados manifestó que ha tenido sueños vívidos durante el encierro. | Fuente: Flickr

Las personas están durmiendo peor durante el confinamiento, según afirma un nuevo estudio de la King’s College London e Ipsos MORI. La mitad de las personas entre el 22 y el 24 de mayo reportaron haber tenido mayores problemas en el sueño, mientras que 38% del total de encuestados dijeron que experimentaron sueños vívidos en el encierro.

Estos hallazgos se suman a varios estudios previos realizados por empresas que evalúan el estado físico de las personas, las cuales aseguraron que estas dormían más tiempo durante el confinamiento. Esto sugiere que, a pesar de que el tiempo de sueño puede ser más largo, las personas pueden sentirse menos descansadas que antes de que se iniciaran las cuarentenas por la pandemia de la COVID-19.

Este estudio, realizado en base a una muestra de 2 254 británicos adultos, también reveló que al menos 6 de 10 personas han experimentado dificultades para dormir desde que el confinamiento inició en el Reino Unido, el pasado 23 de marzo.

“Casi dos tercios de los encuestados muestran algún impacto negativo en el sueño tras la crisis de la COVID-19, lo que claramente muestra cuán inquietantes han sido las medidas tomadas por la pandemia, un bloqueo para una gran parte de nosotros”, explicó el Bobby Duffy, profesor y director del Instituto de Políticas del King’s College de Londres.

Duffy añadió que estos problemas de sueño están claramente ligados al estrés que nos ha producido el virus en sí mismo, y el miedo frente al impacto que tendrá el confinamiento en nuestros empleos y finanzas. Otros datos recopilados en abril por la firma de tecnología portátil Withings mostraron que los ciudadanos en el Reino Unido habían estado durmiendo 15 minutos más en promedio cada día.

El sueño, por supuesto, está también relacionado a la salud mental, por lo que los investigadores de la Universidad de Londres están estudiando los efectos que tiene el confinamiento en la psicología de los humanos. Estudios iniciales sugieren que padecemos de mayores niveles de ansiedad y depresión, ligados a las restricciones de movilización.

El caso de Francia y Alemania

El país europeo registró el mayor incremento de tiempo de sueño, con 20 minutos en promedio por cada noche. Esto puede responder a que las personas no han tenido que dirigirse de sus casas a sus trabajos o, simplemente, han interrumpido sus actividades laborales durante el confinamiento.

Datos similares se han registrado en Alemania, por la firma de seguimiento de estado físico Polar, que sugieren que los alemanes han incrementado el tiempo que pasan durmiendo durante el confinamiento aplicado en el país desde el 22 de marzo.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.