EE.UU. reiteró hoy que los intentos del depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, de entrar en su país sin haber logrado un acuerdo previo con el Gobierno de facto de Roberto Micheletti 'no ayudan' al proceso de mediación.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, calificó el viernes de "imprudente" las acciones tomadas por Zelaya para regresar durante el fin de semana a su país, del que fue expulsado mediante un golpe de Estado el pasado 28 de junio, algo que no cayó bien al depuesto mandatario.

El Departamento de Estado, lejos de retractarse de las declaraciones de Clinton, se reafirmó en lo que dijo la jefa de la diplomacia estadounidense el viernes.

"Seguimos urgiendo al presidente Zelaya a permitir que el proceso político prospere (..) y a todas las partes a abstenerse de acciones que no contribuyen a avanzar. Consideramos que no ayuda este intento de entrar en Honduras sin ningún tipo de acuerdo político entre las dos partes", señaló el portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, en su rueda de prensa diaria.

Lo que quiere EE.UU. es que el proceso de negociación, liderado por el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, prospere bajo un 'buen plan' presentado a ambas partes, recalcó.

EFE