Las señales de alerta sobre el calentamiento global se multiplican en 2019. | Fuente: AFP

Después de Estados Unidos, donde se batieron récords de calor el domingo, Europa se prepara para la llegada de una nueva canícula esta semana, con temperaturas que podrían superar los 40 °C en Francia y España. Los termómetros, que marcaron 38 °C en Nueva York y Washington, comenzaron a bajar este lunes con la llegada de un frente frío, mientras que del otro lado del Atlántico las temperaturas empezaban a subir.

Las señales de alerta sobre el calentamiento global se multiplican en 2019. El mes de junio fue el más caluroso jamás registrado en todo el mundo, particularmente por la canícula que sofocó a Europa el mes pasado, según datos del servicio europeo sobre cambio climático Copernicus. Hace una semana el mercurio alcanzó los 21 °C en Alert, el lugar habitado más al norte del planeta, a menos de 900 kilómetros del polo norte, un récord para esa localidad.

En Francia 59 departamentos estaban en "vigilancia naranja" el lunes. El gobierno extrema las precauciones para evitar una canícula similar a la de 2003, cuando murieron 15.000 personas. La ola de calor, corta pero intensa, se extenderá rápidamente a gran parte del país hasta el jueves, día en el que se prevé un pico, antes de una caída el viernes.

Este verano particularmente caluroso preocupa también en Alemania, en donde el mercurio marcó un récord de 38,6 ºC a finales de junio en Brandeburgo, la región que rodea Berlín. | Fuente: AFP

Los habitantes de los grandes núcleos urbanos, que sufren con más intensidad el calor, serán los más afectados. En París, "se prevé 41 o 42 °C el jueves, y hay una gran posibilidad de que se supere el récord de 40,4 °C de 1947", dijo a la AFP François Jobard, especialista del servicio meteorológico nacional Météo-France.

El ayuntamiento, que activó su plan canícula, instalará fuentes temporales y vaporizadores de agua en varios puntos de la capital y pondrá a disposición de la población salas climatizadas. Otras ciudades francesas también podrían ver caer sus récords históricos, incluyendo Reims, Bourges, Lille y Clermont Ferrand. El gobierno francés recomienda a la población que tome precauciones: beber mucha agua, evitar hacer deporte intenso y mantenerse alejados del sol.

Este verano particularmente caluroso preocupa también en Alemania, en donde el mercurio marcó un récord de 38,6 ºC a finales de junio en Brandeburgo, la región que rodea Berlín. Cerca de la mitad de los alemanes (47%) admiten sentir miedo por estas olas de calor, según un estudio del instituto de investigación Insa publicado en el diario Dild.

(Con información de AFP)


¿Qué opinas?