El movimiento islamista palestino Hamas acusó este martes a los servicios de inteligencia israelíes de estar detrás de un tráfico de chicles afrodisíacos y de estupefacientes hacia la franja de Gaza para "pervertir" a los jóvenes palestinos.

"Hemos descubierto dos tipo de estimulantes corporales introducidos en la franja de Gaza a partir de pasos fronterizos con Israel, el primer tipo aparece en forma de chicle y el segundo en forma de gotas que se ingieren o se toman con una bebida", declaró a la AFP Islam Shahwan, portavoz de la policía de Hamas, en el poder en la franja de Gaza.

"Hemos detenido a los miembros del grupo que introdujo estos productos", añadió.

"Reconocieron estar vinculados a los servicios de inteligencia sionistas, y que los productos se trajeron con mercancías que entran en la franja (de Gaza) a través de pasos fronterizos con Israel", aseguró.

Según Islam Shahwan, "una de las personas detenidas dice haber recibido grandes cantidades de estupefacientes a través de un oficial de inteligencia y a un precio muy bajo ya que el oficial le dijo que (los servicios secretos) no querían dinero, sino su difusión entre los jóvenes" de Gaza.

Los "servicios de inteligencia quieren pervertir a la joven generación difundiendo estos productos entre los alumnos y estudiantes de los colegios y universidades", afirmó.

El ejército israelí se negó a hacer comentarios pero una fuente militar calificó de "absurdas" las acusaciones de Hamas.

La franja de Gaza está sometida a un estricto bloqueo de Israel desde que Hamas tomó el control por la fuerza del territorio en junio de 2007.

El conjunto de las mercancías, principalmente los bienes de consumo básicos, entran a través de los pasos fronterizos israelíes.

Para esquivar este bloqueo se cavaron túneles de contrabando en la frontera entre la franja de Gaza y Egipto.

Israel acusa a Hamas de introducir armas a través de ellos. AFP