Militares coordinarán rescate en zonas afectadas por lluvias en Brasil

El Ministro de Seguridad, José Carvalho, dijo que llegó a un acuerdo con las alcaldías de Nueva Friburgo, Teresópolis y Petrópolis sobre la forma en que serán coordinadas las tareas de rescate y reconstrucción.
Foto: EFE (Referencial)

Las operaciones de rescate en las ciudades más afectadas por las lluvias de esta semana que dejaron al menos 631 muertos en la región serrana del estado brasileño de Río de Janeiro serán comandadas en adelante por militares, informaron hoy fuentes oficiales.

El ministro de Seguridad Institucional de la Presidencia, general José Elito Carvalho Siqueira, dijo hoy en declaraciones a la estatal Agencia Brasil que llegó a un acuerdo con las alcaldías de Nueva Friburgo, Teresópolis y Petrópolis sobre la forma en que serán coordinadas las tareas de rescate y reconstrucción.

El militar, enviado especialmente por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, explicó que el acuerdo prevé que cada una de las tres ciudades creará "gabinetes integrados de control operacional", que serán los responsables por la coordinación de todos los esfuerzos de rescate y recuperación de las áreas destruidas.

El oficial agregó que tales gabinetes serán coordinados por las respectivas alcaldías municipales pero que el comando de las operaciones será de responsabilidad del Ejército.

La labor de los gabinetes será apoyada por la Presidencia de la República y por el gobierno regional de Río de Janeiro.

Actualmente trabajan en las tareas de rescate cerca de 1.500 miembros del Cuerpo de Bomberos, la Defensa Civil, la Policía Militarizada y la Policía Civil, organismos bajo control de la gobernación de Río de Janeiro.

Los equipos de apoyo fueron reforzados este final de semana por cerca de 560 miembros de las Fuerzas Armadas y 225 miembros de la Fuerza Nacional de Seguridad, enviados directamente por la Presidencia.

Según el asesor de Rousseff, los gabinetes tendrán como misión la coordinación de los diferentes organismos que participan en las tareas de rescate, en la búsqueda de desaparecidos, en la atención médica y en la acomodación de las cerca de 14.000 personas que perdieron sus viviendas.

El general agregó que una de las primeras acciones de los gabinetes será el control del espacio aéreo, ya que actualmente operan en la región 30 aeronaves y helicópteros de organismos oficiales y varias privadas a servicio de medios de comunicación y empresas que transportan donaciones.

"Como estamos aquí con una decena de helicópteros, sin contar con las privadas, los corredores de aeronaves tienen que ser establecidos para que podamos evitar un accidente", afirmó el funcionario.

Según el último boletín de la Defensa Civil, las lluvias y, principalmente, los deslizamientos de tierras de la madrugada del miércoles, que sepultaron cientos de viviendas construidas en las faldas de las montañas, provocaron 287 muertes en la ciudad de Nueva Friburgo, 269 en Teresópolis, 56 en Petrópolis y 19 en Sumidouro.

El mismo boletín indica que al menos 6.050 personas perdieron sus viviendas y que otras 7.780 tuvieron que abandonarlas temporalmente y refugiarse en gimnasios y escuelas públicas debido a que están ubicadas en áreas de riesgo.

El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, declaró hoy el estado de calamidad pública en los siete municipios más afectados en un paso para facilitar la reconstrucción de esas ciudades.

El estado de calamidad pública regirá por un período inicial de 180 días en los municipios de Nueva Friburgo, Teresópolis, Petrópolis, Bom Jardim, Sao José do Vale do Río Preto, Sumidouro y Areal.

La medida busca facilitar los trabajos de reconstrucción de la infraestructura y de las viviendas destruidas por las lluvias ya que permite contratar empresas, obras y trabajadores y adquirir material sin necesidad de abrir licitaciones públicas y saltándose otras trabas burocráticas.

 

EFE