El papa Benedicto XVI partió este domingo por la tarde de Birmingham (centro de Inglaterra) con destino a Roma, al cierre de una visita histórica de cuatro días al Reino Unido que el Vaticano calificó de "éxito espiritual".

El Sumo Pontífice abandonó el aeropuerto de esta ciudad inglesa en un avión comercial de la compañía italiana Alitalia a las xxHxx locales (xxHxx GMT), y debería aterrizar en la capital italiana en torno a las 20H30 GMT.

En una ceremonia antes de partir en presencia del primer ministro británico, David Cameron, Benedicto XVI agradeció a los británicos la "calurosa acogida" y la "hospitalidad" que le dispensaron durante esta visita que incluyó una apretada agenda de actividades cívicas y religiosas.

Benedicto XVI dijo esperar que las reuniones que mantuvo en estos días "contribuyan a confirmar y fortalecer las excelentes relaciones entre la Santa Sede y el Reino Unido, especialmente en la cooperación para el desarrollo internacional, el cuidado del medio ambiente y la construcción de una sociedad civil con un renovado sentido de valores compartidos y metas comunes".

Poco antes se había reunido con los obispos locales, ante los que dijo que el escándalo de los abusos sexuales a menores cometidos por clérigos "mina gravemente la credibilidad de los responsables de la Iglesia", abordando una vez más el que ha sido sin duda uno de los temas dominantes de la visita.

Los otros fueron las relaciones ecuménicas, especialmente con la Iglesia anglicana, y el papel de la religión en una sociedad cada vez más laica.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, calificó la visita de "éxito espiritual" de la que, según dijo, Benedicto XVI estaba "contento" porque "a la gente le interesó lo que teníamos que decir".

"Cientos de miles de personas escucharon el mensaje del Papa", agregó Lombardi haciendo el balance tras la tercera y última ceremonia multitudinaria en cuatro días, la misa de beatificación del cadenal John Henry Newman, que congregó el domingo por la mañana a unas 50.000 personas.

"En materia de ecumenismo, la visita fue muy positiva", señaló por otra parte, destacando también la "muy buena aceptación que recibió el discurso de Westminster Hall" el viernes en Londres ante los líderes de la sociedad civil.

AFP