Foto: EFE
El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, prometió hoy eliminar los desechos del Ártico ruso, cuyos niveles de contaminación superan hasta seis veces los permitidos.

"Tenemos previsto hacer una verdadera limpieza general de nuestros territorios árticos. Eliminaremos los desechos acumulados durante décadas junto a poblaciones, campos, bases militares, puertos y aeropuertos de la tundra, las islas y el océano Ártico", señaló Putin en Moscú durante un foro internacional sobre el Ártico.

La actividad militar y comercial ha convertido en un "basurero" a esa región, donde vive cerca del 1,5 por ciento de la población rusa.

El jefe del Gobierno ruso señaló asimismo la importancia de destinar fondos para la conservación del medio ambiente y favorecer el aumento de parques naturales y reservas, según la agencia RIA-Nóvosti.

Rusia inauguró el año pasado el parque natural "Ártico ruso", que comprende las islas del archipiélago Nueva Zembla.

Precisamente, la organización ecologista Greenpeace ha descrito las aguas de Nueva Zembla como el mayor vertedero nuclear del planeta.

Según el especialista en energía nuclear de la Academia de Ciencias de Rusia, Valentín Visotski, las aguas del océano Glacial Ártico acogen más de 17.000 focos radiactivos.

El científico asegura que los focos que representan el mayor peligro son los submarinos soviéticos que naufragaron o fueron hundidos a profundidades de entre 30 y 100 metros con combustible nuclear a bordo y que, en algunos casos, llevan más de cuarenta años bajo esas aguas.

-EFE-