Fotografía referencial
En un inicio, varios expertos difundieron la idea de que los jóvenes no eran afectados por la COVID-19. | Fuente: Flickr | Fotógrafo: Chad Davis

Charlie Russell tiene 27 años y se encuentra dentro de un gran grupo de personas que padecen lo que se conoce como la enfermedad “post COVID-19”, una condición que viene afectándolo 182 días después de haber dado positivo en la prueba de coronavirus.

A diferencia de antes, Charlie no puede con los 5 kilómetros que solía correr, no puede salir con sus amigos y tampoco tiene la capacidad para trabajar. Lo peor para él es que no siente que exista una mejora en sus síntomas.

“Si hubiera sabido que estaría tan enfermo, hubiera tomando mucho más en serio esto en marzo”, señala el joven a The Guardian. “Todo lo que sabíamos antes es que, si eras joven, tendrías síntomas leves. Esto es todo. O podrías estar enfermo por un par de semanas”, explicó.

Hoy día, Russell sufre de dolor en el pecho, migrañas explosivas, falta de aire severa, confusión, agotamiento y otros síntomas que forman parte de quienes padecen de secuelas de la COVID-19 a largo plazo.

“Tenemos esta terrible idea de que las personas jóvenes estarán bien y que la principal razón por la cual no deberían salir es para no contagiar a sus abuelos”, dice Charles Shepherd, consejero médico de la asociación ME, que trata el síndrome de fatiga crónica, y que ha tenido varias demandas de pacientes que continúan presentando síntomas del virus tras varias semanas.

“Hay un riesgo para las personas jóvenes de, quizás no terminar en un hospital, pero que los deje con el síndrome post covid. No le pasará a la mayoría, pero hay un riesgo real de que le suceda a una minoría significativa”, agregó el especialista.

De acuerdo con el profesor de genética epidemiológica del King’s College London, Tim Spector, alrededor de 600 mil personas padecen de síntomas post covid. 13% de ellos sufrirían las secuelas por más de 30 días y uno entre 200 por más de tres meses.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.

NUESTROS PODCASTS

El uso de la mascarilla puede ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad y garantizar que una mayor proporción de nuevas infecciones sean asintomáticas. El doctor Elmer Huerta explica este hecho en base al concepto de la "variolación" que generaría inmunidad y, por lo tanto, reduce la propagación del virus.