Río de Janeiro indemnizará a deudos de matanza en escuela

Alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, informó la decisión de indemnizar a las familias de los escolares muertos, sin esperar a un juicio, aunque aún no ha sido definido el valor de la reparación.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, anunció hoy que la municipalidad le pagará una indemnización a las familias de los doce niños que fueron asesinados a tiros la semana pasada en una escuela pública de esta ciudad brasileña por un exalumno del centro educativo.

Paes dijo en declaraciones a periodistas que la decisión de indemnizar a las familias de los escolares muertos sin esperar a un juicio ya fue adoptada pero que aún no ha sido definido el valor de la reparación ni si la medida también se extenderá a las familias de los doce niños que fueron heridos por el mismo homicida.

"La decisión está tomada. El deseo de la alcaldía es indemnizarles, y definiremos todo en las próximas semanas. Por ahora no tengo más detalles", afirmó el alcalde.

"Lo que no queremos es ver a esas familias, que ya sufrieron mucho, en una disputa de veinte años en los tribunales esperando recibir alguna cosa de la alcaldía", agregó el funcionario.

En los últimos días algunos de los padres de las víctimas han dicho que pretenden buscar en los tribunales reparaciones por daños materiales y morales por considerar que la alcaldía, como administradora de la escuela, fue responsable por haber permitido el ingreso del homicida al centro educativo.

El múltiple crimen, sin antecedentes en Brasil, ocurrió el pasado 7 de abril en la escuela municipal Tasso da Silveira de Realengo, un humilde barrio en la zona oeste de Río de Janeiro.

El múltiple asesinato fue perpetrado por Wellington Menezes de Oliveira, un exalumno de 23 años que, aparentemente desequilibrado, ingresó en la escuela con dos revólveres y asesinó a balazos a doce escolares y dejó heridos a otros doce, para luego suicidarse ante la llegada de la policía.

De Oliveira ingresó al centro educativo alegando inicialmente ante un portero que pretendía buscar su histórico escolar y luego le dijo a una recepcionista que había sido invitado para dictar un seminario ante los alumnos.

El autor del crimen, según vídeos y cartas que dejó en su residencia y divulgadas en los últimos días por la prensa, dijo haber actuado en represalia al acoso escolar, del que fue víctima.

El alcalde de Río de Janeiro afirmó que los defensores públicos de la alcaldía entrarán en contacto con las familias para intermediar un diálogo e intentar definir el valor de la indemnización. EFE