Foto:EFEEl presidente de Colombia, Álvaro Uribe, negó hoy haber ordenado la interceptación de teléfonos de políticos, periodistas, juristas, militares y funcionarios por parte de organismos estatales, revelada por medios locales, y dijo que él mismo se siente "víctima de esta infamia".

Uribe, en un mensaje escrito enviado a la radio RCN, se refirió a las escuchas telefónicas de las que se acusa a funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), tal como denunció el pasado sábado por la revista Semana y desataron un escándalo nacional.

El mandatario se declaró "profundamente dolido" por lo ocurrido en el organismo de inteligencia estatal y manifestó que los autores de las grabaciones ilegales forman "una banda mafiosa que le hace daño por igual a la democracia colombiana, a la libertad, al país y al propio Gobierno que presido".

"Jamás he dado ni una sola orden para que se vigile la vida privada de las personas. Soy un hombre leal, que juega limpio con sus opositores y no les hace trampa. Los que me conocen saben que yo no actúo de esta manera", expresó el jefe del Estado colombiano.

"A lo largo de los años, con gobierno o sin gobierno, jamás he dado ni una sola orden para que se vigile la vida privada de las personas", añadió Uribe, quien según RCN, no quiso conceder una entrevista sobre el tema, pero envío la declaración escrita.

Como se recuerda, el semanario obtuvo el testimonio de dos agentes del DAS, quienes afirmaron que se espío a políticos de oposición, periodistas, y que entre el 19 y 21 de enero pasados se ordenó la destrucción de cientos de documentos, discos duros, archivos de audio y archivos confidenciales.