Año Nuevo
El Gobierno tunecino desmanteló una célula terrorista que planeaba atacar en Año Nuevo. | Fuente: AFP

La Unidad Nacional de Lucha Contra el Terrorismo de Túnez desmanteló una supuesta célula terrorista en la ciudad de Bizerta, a 70 kilómetros de la capital, acusada de planear atentados contra unidades de seguridad, instituciones estratégicas y un cuartel militar durante la noche de Año Nuevo, reveló hoy la agencia estatal TAP.

Según la fuente, la operación tuvo lugar el jueves en el vecino distrito de Menzel Bourgiba, situado a 25 kilómetros de distancia, y durante la misma fueron detenidos cinco sospechosos con edades comprendidas entre los 23 y los 35 años.

El pasado 2 de septiembre, un oficial de la Guardia Nacional y tres presuntos yihadistas -dos de ellos de nacionalidad argelina- murieron durante un tiroteo en la región montañosa de Kasserine, fronteriza con Argelia.

Uno de los supuestos yihadistas, Bey Akrouf, estaba en busca y captura desde que en 2013 se sumara a Okba bin Nefa, grupo tunecino vinculado tanto al Estado Islámico como a la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), y que actúa en una zona en la frontera con Argelia.

Según el laboratorio de estudios de inteligencia especializado en salafismo radical The Soufian Group, Túnez es el cuarto país del mundo en número de ciudadanos que se han unido al Estado Islámico, tras Rusia, Arabia Saudí y Jordania.

Ese grupo de estudio calcula que cerca de 3.000 tunecinos se habrían sumado a las filas lideradas por el autoproclamado califa Abu Bakr al Bagdadi, muerto en octubre en una operación de estados Unidos, y a otros grupos extremista violentos internacionales, como AQMI o Ansar al Sharia.

Expertos locales afirman que más de un millar de ellos han regresado a Túnez, donde algunos han sido encarcelados y otros puestos en libertad vigilada. (EFE)