“Fue tratada como un ser humano": Organizan funeral religioso para extrabajadora sexual en Bangladés

Hamida Begum se convirtió en la primera prostituta en recibir un funeral islámico, en un país en el que la mayoría de trabajadoras sexuales son explotadas y menospreciadas.

Funeral religioso de una exprostituta rompe un tabúes. | Fuente: Flickr

Hamida Begum se convirtió hace unos días en la primera prostituta en recibir un funeral islámico en Bangladés, rompiendo un antiguo tabú en este país mayoritariamente musulmán, donde la prostitución es legal pero considerada inmoral.

Fallecida a los 65 años, Hamida fue prostituta desde el día en que cumplió 12, y trabajó toda su vida en un prostíbulo legal de Daulatdi (oeste), uno de los más grandes del mundo, que tiene a 1.200 mujeres y recibe hasta 5.000 clientes por día.

Explotadas y menospreciadas, las prostitutas son en general enterradas sin dignidad alguna, muy a menudos en tumbas anónimas, fosas comunes o simplemente tiradas a un río. Cuando Begum murió, su familia planeaba enterrarla en una tumba sin nombre, pero una coalición de trabajadoras sexuales persuadió a la policía local para que convenciera a los líderes religiosos de que le dieran un entierro adecuado.

"Nunca soñé que recibiría una despedida tan honorable", dijo la hija de Begum, Laxmi, quien siguió los pasos de su madre en el mismo prostíbulo. "Mi madre fue tratada como un ser humano", agregó.

Doscientas personas asistieron el 2 de febrero a la ceremonia presidida por un responsable religioso que cumplió con todos los ritos funerarios, sin tener en cuenta el oficio que había ejercido.

Los líderes espirituales islámicos han rechazado durante décadas las oraciones fúnebres para las trabajadoras sexuales porque consideran que la prostitución es inmoral.

 "El Imán inicialmente se mostró reacio a dirigir las oraciones. Pero le preguntamos si el Islam prohíbe que alguien participe en las Janaza (oraciones fúnebres) de una trabajadora sexual. No tenía respuesta", dijo el jefe de la policía local, Ashiqur Rahman, quien supervisó las negociaciones.

UN ESTIGMA

Bangladés es uno de los pocos países musulmanes en el mundo donde la prostitución es legal para mujeres de 18 años o más, sin embargo, las trabajadoras apenas precisan de un certificado que indique que son adultas y que den su consentimiento para el trabajo.

La realidad es más turbia ya que organizaciones benéficas informaron de la presencia en los prostíbulos de niñas de hasta siete años y que la trata de niños para el comercio sexual estaba en aumento.

La policía es a menudo acusada de ser cómplice, aceptar sobornos de proxenetas y dueños de burdeles para proporcionar certifidos a niñas mucho menores de 18 años.

El sitio, uno de los aproximadamente 12 prostíbulos legales que operan en el país, es una serie de chozas repartidas en un laberinto de callejones a unos 100 kilómetros al oeste de la capital, Dacca. Cerca de un concurrido cruce de carreteras y ferrocarriles, es frecuentado por conductores locales y de larga distancia, así como eventuales viajeros.

El burdel se estableció hace un siglo bajo el dominio colonial británico, pero se mudó a su ubicación actual, cerca de una estación de ferry, después de que los locales incendiaran el antiguo complejo en 1988.

Las trabajadoras sexuales y cientos de sus hijos viven en un miserable laberinto de hormigón y estaño en un banco de arena del río Padma, a menudo pagando alquileres exorbitantes a propietarios sin escrúpulos.

Quienes se ven obligadas a comerciar, sólo pueden irse cuando hayan pagado las 'deudas' exorbitantes a los proxenetas y las señoras que las compraron. Pero incluso si esto es posible, el estigma que rodea el trabajo sexual significa que muchos sienten que no hay otro lugar a donde ir.

 

"ES COMO SI HUBIERA MUERTO UN PERRO"

Durante décadas, cuando una de estas mujeres moría su cuerpo era simplemente arrojado al río o enterrado en el barro. A principios de la década de 2.000, las autoridades locales cedieron terrenos baldíos para tumbas anónimas, y las familias pagaban drogadictos para llevar a cabo entierros, generalmente de noche y sin oraciones formales.

"Si quisiéramos enterrar a los muertos por la mañana, los aldeanos nos perseguirían con varas de bambú", recordó Jhumur Begum, quien encabeza un grupo de trabajadoras sexuales.

"Era como si hubiera muerto un perro", dijo la ex trabajadora sexual Nili Begum, ahora una abuela que vive en el prostíbulo donde trabaja su hija.

Pero hay esperanzas de que el funeral de Begum cambie las cosas para todas las mujeres en los prostíbulos. Más de 200 personas asistieron a la ceremonia religiosa, mientras que otros 400 asistieron a la fiesta y las oraciones posteriores al funeral, recordó el jefe de policía Rahman.

"Fue una escena sin precedentes. La gente esperó hasta altas horas de la noche para unirse a las oraciones. Los ojos de las trabajadoras sexuales se llenaron de lágrimas", agregó.

Las autoridades locales, concejales y líderes de la policía regional respaldaron su esfuerzo "para romper este tabú discriminatorio", dijo.

La hija de Begum, de 35 y que opera desde la casucha de dos habitaciones que su madre compró con sus ahorros, dijo: "Espero que de ahora en adelante cada mujer que trabaja aquí, incluida yo, obtenga un Janaza de la misma manera que mi madre".

Jalil Fakir, un concejal de la aldea que asistió al servicio, dijo que los funerales para trabajadoras sexuales continuarían, en un esfuerzo por dar un tratamiento más justo en la muerte.

"Después de todo, ¿quién soy yo para juzgarla? Si ella ha cometido algún pecado, será Alá quien la juzgará en el más allá, no ninguno de nosotros", dijo.

(Con información de AFP)

¿Qué opinas?