Las actividades en línea desde el inicio de la pandemia de la COVID-19 se han disparado en el gigante asiático.
Las actividades en línea desde el inicio de la pandemia de la COVID-19 se han disparado en el gigante asiático. | Fuente: Pexels-Mikoto/Referencial

Las autoridades de China publicaron una nueva regulación para transmisiones en línea según la cual los eventos en vivo deberán ser emitidos con un retraso de tiempo para poder monitorear los comentarios escritos durante los mismos, reportó hoy el medio Sina Finance.

Las actuaciones tendrán que realizarse en diferido y vendrán acompañadas de un mayor control en los temas generados por los usuarios participantes en las mismas, hasta el punto de bloquear las emisiones al hallar "problemas de contenido".

En el comunicado publicado este lunes por el Ministerio de Cultura y Turismo se destaca también que las actuaciones comerciales realizadas en China a través de Internet con audiencia y transmisiones en vivo deberán obtener previamente una licencia otorgada por las autoridades locales.

Las actividades en línea desde el inicio de la pandemia de la COVID-19 se han disparado en el gigante asiático, desde el comercio hasta conciertos y otros tipos de representaciones artísticas, ejerciendo una gran influencia en un elevado número de espectadores.

Por ello el Gobierno de Pekín ha incrementado en el último año el control sobre los contenidos que se difunden en las redes.

Estas nuevas medidas se publican una semana después de que el principal influyente de ventas en vivo de China, Li Jiaqi, reapareciera en Internet poniendo fin a una ausencia de más de tres meses que comenzó después de que fuera interrumpido abruptamente en medio de su transmisión en la víspera del aniversario de la masacre de la plaza de Tiananmen.

Desapareció de la primera línea el pasado 3 de junio, cuando su evento se cortó repentinamente después de promocionar un helado decorado como un tanque.

Código de conducta para influencers

En julio, las redes sociales chinas como Weibo, plataforma similar a Twitter, bloqueada en el país, anunciaron una campaña contra los mensajes homófonos o caracteres chinos mal escritos, usados por los internautas del país para burlar la censura.

Unos meses antes, las autoridades chinas emitieron un código de conducta con 31 “malos hábitos” para los influencers en el que se les prohibía difamar a la cultura del país, las figuras históricas o héroes nacionales, además de instarles a evitar la promoción de temas considerados delicados.

Estas medidas acompañaron a las que aparecen en un borrador de ley elaborado por la Administración del Ciberespacio de China, con el que buscan regular los servicios de redes sociales y las plataformas de vídeo para que revisen los comentarios escritos por los usuarios antes de que se publiquen.

China es el país con más internautas del mundo (alrededor de 700 millones) pero a la vez uno de los que ejercen mayor control en los contenidos de la web, como muestra el hecho de que sitios populares como Google, Facebook, Twitter o YouTube estén bloqueados en el país desde hace años. (EFE)

Sepa más: