Durante las próximas dos semanas, Bogotá, Cartagena y Cali estarán bajo un monitoreo estrecho del Gobierno central. | Fuente: EFE

Bogotá, Cartagena y Cali, principales focos de coronavirus en Colombia, no podrán abrir más sectores de la economía el 1 de junio como ocurrirá en otras ciudades del país en las que el Gobierno nacional autorizó la flexibilización de la cuarentena.

Los ministerios de Salud y del Interior publicaron este sábado nuevas medidas para esas tres capitales, que deberán mantener las restricciones del aislamiento obligatorio, vigente desde el 25 de marzo, al menos hasta el próximo 15 de junio.

"Se evaluó y se definió en estos casos particulares plantear la adopción de algunas medidas adicionales", explicó la ministra del Interior, Alicia Arango.

Durante las próximas dos semanas, estas ciudades estarán bajo un "monitoreo estrecho, con una estrategia de tamización con el apoyo del Instituto Nacional de Salud", detallaron las autoridades sanitarias en un documento.

Las autoridades locales dijeron no estar listas para que sus ciudades volvieran a funcionar con las 43 excepciones aprobadas el jueves por el Gobierno nacional.

Con 9 162 contagios y 239 muertos, Bogotá es la ciudad con más casos de coronavirus del país, por lo cual la alcaldesa Claudia López se opuso a la disposición presidencial que permite la apertura de peluquerías y centros comerciales, entre otros sectores que por necesidad estaban operando de forma clandestina en muchos casos.

En la caribeña Cartagena, que tiene 2 650 contagios y supera el centenar de fallecidos, el alcalde, William Dau, el gobernador de Bolívar, Vicente Blel, y el ministro de Salud, Fernando Ruiz, trazaron una hoja de ruta para contener la pandemia.

El ministerio amplió la capacidad de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), ocupadas en el 86 %, y entregó 29 respiradores al Hospital Universitario del Caribe, de los 2767 adquiridos por el Gobierno.

Para Cali, capital del Valle del Cauca, donde hay 2 407 casos y cerca de cien muertos, el Gobierno dispuso mayor vigilancia en la central de abastos y plazas de mercado, aumentar los cercos epidemiológicos en los barrios críticos y procesar más pruebas diagnósticas.

Colombia, con 26 668 contagios y 853 fallecidos, entrará el próximo lunes en una nueva fase del confinamiento obligatorio que fue extendido hasta el 1 de julio para controlar la propagación del virus. (EFE)