John McCain en un acto público en febrero del año pasado.
John McCain en un acto público en febrero del año pasado. | Fuente: AFP

El histórico senador republicano John McCain, quien sufre un agresivo cáncer en el cerebro, ha instruido a sus más allegados para que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no acuda a su funeral, y en vez de él lo haga el vicepresidente Mike Pence, informó este sábado el diario The New York Times.

El diario informó que la familia del excandidato republicano a la Presidencia (2008) tiene previsto que sus exequias sean en la Catedral Nacional de Washington. McCain, de 81 años, fue diagnosticado con un agresivo tipo de cáncer cerebral el año pasado y está en tratamiento en su estado de origen, Arizona, pero a pesar de su enfermedad, el senador continuó durante meses en su labor legislativa y controlando los movimientos con su equipo en Washington.

Una relación tensa

Pese a los esfuerzos médicos, la situación del legislador no mejora, por lo que su círculo más cercano está preparándose para su fallecimiento. Desde su llegada a la Casa Blanca, la relación de McCain con Trump ha sido muy tensa, ya que el histórico e influyente senador lleva no ve con buenos ojos muchas de las políticas del mandatario ni su manera de gestionar las relaciones exteriores.

Uno de los episodios más tensos entre ambos ocurrió con el intento de derogación de la reforma sanitaria impulsada por Obama, cuando McCain votó en contra de los esfuerzos republicanos, instados por Trump, para acabar con ella sin ningún tipo de reemplazo. Según el New York Times, McCain ha pedido ser sustituido en la Cámara Alta por alguien de su más estrecha confianza, y el diario apunta a que podría ser su esposa Cindy, quien ocuparía el cargo hasta las elecciones legislativas de noviembre.

EFE