Valerie Plame, de espía delatada por su propio Gobierno a candidata al Congreso | Fuente: Twitter

Valerie Plame, la exagente de la CIA que fue protagonista de portadas en todo el mundo en 2003 después de que su identidad fuese revelada por el Gobierno de Estados Unidos, anunció que se presentará a la Cámara de Representantes de su país en las elecciones de noviembre de 2020. Plame hizo este anuncio con un llamativo vídeo en el que interpreta a una agente de la CIA en activo y repasa su trayectoria mientras conduce un coche de alta gama por un desierto del estado de Nuevo México, donde reside desde hace más de una década.

Precisamente, la exagente se presentará a las elecciones legislativas con el Partido Demócrata para representar en el Congreso estadounidense al tercer distrito de Nuevo México. En el video, tras recordar su trayectoria, lanza una advertencia a Donald Trump: “Señor presidente, tengo unas cuantas cuentas pendientes”.  Plame deberá hacer frente a Ben Ray Luján, que ocupa ese cargo desde 2009 y es uno de los miembros de la Cámara Baja más cercanos a su presidenta, la demócrata Nancy Pelosi.

La espía delatada

La identidad de Valerie Plame se conoció en julio del 2003, poco después de que su marido, el exembajador Joseph Wilson, publicase un artículo en el que acusaba a la Casa Blanca de utilizar falsos argumentos para justificar la invasión de Irak, llevada a cabo ese mismo año. La filtración del nombre de Plame desató una pesquisa judicial de más de dos años que se cobró la cabeza del ex alto asesor de la Casa Blanca Lewis "Scooter" Libby, quien fue condenado en 2007 a dos años y medio de cárcel por mentir y obstruir a la justicia en esa investigación.

El jurado que analizó el caso determinó entonces que el exjefe de gabinete del exvicepresidente Dick Cheney mintió a los investigadores sobre sus conversaciones con periodistas sobre Plame.  Libby fue condenado a 30 meses de cárcel, pero el entonces presidente George W. Bush conmutó la pena al considerarla "excesiva", aunque mantuvo la multa de 250.000 dólares y los dos años de libertad condicional. En abril del 2018, el actual presidente estadounidense, Donald Trump, indultó a Libby asegurando que había sido tratado "injustamente". EFE

¿Qué opinas?