Arqueólogos desenterraron 45 mil esqueletos para construcción de obra ferroviaria en Londres

Los restos óseos datan de los siglos XVIII y XIX, abarcan parte de la época de la Reina Victoria en Gran Bretaña. Además han sido encontrados cerámicas medievales y herramientas neolíticas. 

La obra ferroviaria se ejecuta desde el 2009. | Fuente: AFP

Al norte de la ciudad de Londres, el Gobierno de Gran Bretaña ejecuta una obra ferroviaria que tiene previsto inaugurarla para el 2033 y para ello se ha visto en la necesidad de hacer la exploración arqueológica más grande del país: desenterrar restos óseos de miles de personas que fueron enterradas entre los años 1788 y 1853.

Se trata del proyecto HS2 que comenzó a ejecutarse en el 2009 en la estación London Euston, cerca de los jardines de St. James, según explica el diario Evening Standard. En las entrañas de la tierra están aún los restos del capitán Matthew Flinders, un reconocido cartógrafo británico, el primero en llegar a Australia y en ponerle ese nombre al país.

Además están los restos de Bill Richmond, un estadounidense que nació esclavo y luego se convirtió en boxeador. Vivió gran parte de su vida en Inglaterra y durante su carrera deportiva ganó cinco combates y fue el primero en alcanzar reconocimiento internacional.

El diario londinense detalló que del total de 61 mil personas en el cementerio, los arqueólogos desentarron 45 mil. Además se han encontrado herramientas neolíticas, cerámicas medievales y objetos victorianos. Grupos de ambientalistas y vecinos expresaron su rechazo, pero sus reclamos no fueron atendidos.

“La excavación en Camden aumentará nuestra comprensión de cómo se transformó esta ciudad”, explicó uno de las autoridades del HS2 y agregó  que es una obra de infraestructura muy importante de Europa, que unirá a 8 de las ciudades más importantes de la isla con 25 estaciones de tren. El costo de la obra asciende a 71 mil millones de dólares.

Trabajo de campo de una arqueólogo británica, quien limpia restos óseos de un cuerpo. | Fuente: HS2
¿Qué opinas?