Reino Unido advirtió que no pagará los costes del brexit si no logra un acuerdo comercial con la UE

El nuevo ministro británico para el brexit, Dominic Raab, señaló que Londres inició el proceso negociador con la UE con la activación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, cumpliendo con su "parte del trato".

El nuevo ministro británico para el Brexit, Dominic Raab, durante una presentación ante legisladores. | Fuente: Foto: AFP

Reino Unido solo pagará la factura de la salida de la Unión Europea si esta acepta el marco para un futuro acuerdo comercial, advirtió el nuevo ministro británico para el Brexit.

"El Artículo 50 requiere [...] que haya un marco futuro para nuestra nueva relación", dijo Dominic Raab al Sunday Telegraph, haciendo referencia al artículo del Tratado de la Unión Europea que estipula la salida de un país del bloque.

"No puede ser que un lado cumpla su parte del trato y el otro no, o que vaya lentamente, o que no se comprometa", consideró Raab. "Así que creo que necesitamos asegurarnos de que hay alguna condicionalidad entre los dos".

Raab remplazó como ministro para el Brexit a David Davis, quien renunció al cargo a principios de mes por su desacuerdo con el gobierno británico en las negociaciones sobre la salida de la Unión Europea (UE).

Hasta ahora, el gobierno británico envió señales confusas sobre la cuestión de la factura del divorcio de Reino Unido con la UE.

El costo del brexit

La primera ministra británica, Theresa May, acordó en diciembre un acuerdo financiero de entre 35.000 y 39.000 millones de libras (46.000-51.000 millones de dólares; 39.000-44.000 millones de euros) que según los ministros dependía de los futuros vínculos comerciales.

Pero algunos miembros del Ejecutivo expresaron después sus dudas al respecto.

El ministro de Finanzas, Philip Hammond, dijo poco después que le parecía "inconcebible" que Reino Unido no pagara su factura, lo que describió como un "escenario no creíble".

La salida de Reino Unido de la UE está prevista a finales de marzo de 2019, pero las dos partes quieren alcanzar un acuerdo de divorcio para octubre, de manera que los parlamentos británico y europeo dispongan de suficiente tiempo para dar su visto bueno.

AFP

¿Qué opinas?