Manifestación en Chile | Fuente: AFP

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

La respetada encuesta anual de Latinobarómetro pone en evidencia que la democracia ha perdido respaldo en la mayoría de los países de América Latina. Según los resultados dados a conocer ayer solo el 48% de los interrogados considera que es el mejor sistema de gobierno, es decir 15% menos de lo registrado hace 17 años.

Los especialistas consideran que hay al menos cuatro razones que contribuyen a este descrédito:

1) Las instituciones democráticas no han sido eficaces para luchar contra la corrupción y la delincuencia

2) Ha aumentado la desigualdad en la distribución de la riqueza

3) Amplios sectores creen que las decisiones importantes ya no son tomadas por los poderes constituidos

4) Crece la sensación de que una parte importante de la prensa difunde noticias falsas y se pone al servicio de intereses particulares.

Paralelamente, Latinobarómetro mide el optimismo y revela que Bolivia es el país con la mayor tasa de ciudadanos que creen que su situación mejorará a corto y mediano plazo. Después de Bolivia se ubican Chile y República Dominicana con 33% de optimistas. El Perú ocupa el séptimo lugar con 22%, mientras que los más pesimistas son Brasil y Venezuela con 7%.

En el caso del Perú tenemos la situación excepcional de sucesivos expresidentes sobre los que pesa condena de cárcel u orden de detención. El pasado mes de enero, el Papa Francisco se dijo sorprendido por esta anomalía. Esa triste realidad está en relación con la precariedad de muchos de nuestros partidos políticos, que en algunos casos son simples vientres de alquiler o maquinarias al servicio de la ambición de un caudillo. Por otra parte, la corrupción no es solo fruto de grandes y sofisticadas redes, como las descubiertas en el caso Lava Jato.

También es devastadora la pequeña corrupción de autoridades inescrupulosas que cuentan con la complicidad de las autoridades policiales y judiciales. Tal es el caso del desaforado congresista Benicio Ríos, que este miércoles fue capturado en Lima, después de haber sido condenado a una pena de  siete años de prisión, de la que venía escapando al mantenerse prófugo. Benicio Ríos sobrevaluó el costo de inversiones para el tratamiento de residuos sólidos en la localidad cusqueña de Urubamba, de la que era alcalde.

Crimen en Barranca

La falta de confianza en las autoridades se expresa también en las manifestaciones populares contra la policía que se han registrado en la localidad de Puerto Supe, en la provincia limeña de Barranca. Pobladores indignados pretendieron linchar al autor de un crimen atroz: una niña de diez años de edad, llegada con su familia a la costa limeña desde las alturas de Áncash.

La niña colaboraba con sus padres vendiendo gelatina, cuando un hombre de 21 años la llevó con engaños a una mototaxi, donde la amordazó y asesinó, antes de arrojar su cuerpo a un terreno baldío. No hay democracia sin protección a los más vulnerables, comenzando por los niños.

Lech Walesa en Perú

En este momento convulso de nuestra vida política debemos apreciar la visita que nos hace el Premio Nobel de la Paz y ex presidente de Polonia, Lech Walesa, invitado por la Universidad César Vallejo. Walesa encabezó una huelga contra el régimen comunista en 1970, movilizando a los trabajadores de los astilleros de Dantzig.

Encarcelado durante la dictadura del general Jaruselski, Walesa se convirtió en un héroe de la lucha por la libertad y contribuyó al desmoronamiento del bloque soviético y el fin de la guerra fría. Walesa lamenta que hayan prosperado en varias regiones del mundo dirigentes populistas y demagógicos, que se nutren del descontento que genera la creciente desigualdad. Lech Walesa se dirigirá directamente al público peruano en nuestro programa Ampliación de Noticias.

Las cosas como son

¿Qué opinas?