Ilustracíón del paleontólogo colombiano Edwin Cadena que muestra un pterosaurio.
Ilustracíón del paleontólogo colombiano Edwin Cadena que muestra un pterosaurio. | Fuente: Edwin Cadena (vía EFE)

Fósiles de un pterosaurio, un reptil vertebrado volador, fueron descubiertos en el departamento de Santander, en Colombia, por el paleontólogo Edwin Cadena, quien explicó que la criatura vivió hace unos 135 millones de años, medía unos cinco metros cuando extendía sus alas y se alimentaba principalmente de peces y cangrejos. Los pterosaurios fueron los primeros vertebrados en volar. Lo lograron varios millones de años antes que las aves o murciélagos actuales", explicó Cadena a la agencia Efe al resaltar que "nunca antes se había descubierto este grupo de reptiles voladores fósiles en el país".

Cadena halló parte de una mandíbula y de extremidades durante un trabajo de campo realizado en 2017 en una zona rural del municipio de Zapatoca, en Santander. "Zapatoca es un mar de fósiles. Es un yacimiento muy interesante para la paleontología colombiana porque allí no solo hay tortugas, también hay tiburones, cocodrilos marinos, ahora los pterosaurios y hay muy bien preservados cangrejos y erizos de mar", asegura el paleontólogo e investigador de la Universidad del Rosario, de Bogotá.

Fósil de pterosaurio
Fósil de pterosaurio | Fuente: Edwin Cadena (vía EFE) | Fotógrafo: Edwin Cadena

Para la época en que los pterosaurios surcaban los cielos, dice Cadena, Colombia estaba sumergida bajo el mar: "Zapatoca y todo Santander eran como el Caribe, una zona de transición entre mar y playa y por eso estos sitios fueron escogidos por tortugas y cocodrilos para poner huevos y alimentarse, y por los grandes depredadores, como los pterosaurios".

Entre cuatro y cinco metros

El paleontólogo asegura que, según los estudios, los pterosaurios tenían una envergadura -distancia entre las dos puntas de las alas de un ave cuando están extendidas- de entre cuatro y cinco metros. Pese a ese tamaño, el animal solo pesaba unos 250 kilogramos. Esto porque los huesos eran huecos, una característica que se conoce como neumaticidad ósea "que fue una adaptación de estos reptiles voladores para alivianar su peso y poder emprender el vuelo".

Los pterosaurios, según Cadena, eran animales que se alimentaban de peces y de cangrejos, entre otros, y tenían numerosos dientes pequeños. "Lastimosamente el material que encontramos es fragmentario, no es un espécimen completo, lo cual hace que no podamos definir una nueva especie, pero encontramos parte de una mandíbula y nos permite establecer que pertenecen a los ornitho queiroideos", de los que ya hay registros en Brasil, puntualiza el investigador.