Mitad de Brasil está divido. Una parte apoya a Lula da Silva y otra parte celebra su encarcelamiento. | Fuente: RPP Noticias

Con la frase “Lula na cadeia (Lula en la cárcel)”, cientos de brasileños celebraron la llegada del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a la Superintendencia Regional de Paraná, ubicado en Curitiba.

Algunos ciudadanos, concentrados a las afueras del recinto policial lanzaron fuegos artificiales y flamearon banderas brasileñas para celebrar que el exmandatario entraba a la cárcel. Lula llegó en un helicóptero escoltado por la Policía Federal. Por la mañana, aceptó su condena, pero antes dijo a un grupo de simpatizantes que su único crimen fue dar a los pobres más acceso a servicios que no tenían". 

La justicia lo decidió

El pasado miércoles, el Supremo Tribunal Federal (STF) rechazó el recurso de hábeas corpus que la defensa de Lula presento para evitar la condena a 12 años y un mes de carcelería. Por más de 10 horas los jueces discutieron y concluyeron adoptar la pena con un estrecho margen de 6 a favor y 5 en contra. 

El expresidente y líder del Partido de los Trabajadores es acusado de recibir sobornos de parte de la constructora OAS, vinculada al caso Lava Jato. Los jueces consideraron que el departamento de lujo que le entregó la empresa fue una dádiva para que la constructora logre contratos con Petrobras, la empresa de petróleo estatal.