El Ejército de Irak descubrió un centro de detención del Estado Islámico en la ciudad de Faluya, donde los prisioneros eran tratados "como animales". "Esto demuestra la brutalidad de esta organización terrorista", dijo el brigadier iraquí señaló Jalil Abdulredha.

La organización terrorista, que aún controla vastos territorios entre Siria e Irak, lo utilizaba para torturar y ejecutar a civiles inocentes. Algunos fueron castigados con violentas medidas, como la eliminación de las extremidades y otros fueron condenados a muerte.

De acuerdo con Daily Mail, en el recinto se instalaron jaulas de diferentes formas y tamaños para los detenidos. Algunas de ellas son tan pequeñas que los reclusos debían mantenerse arrodillados o agachados.

El centro de detención quedó abandonado luego de que los yihadistas fueran desplazados de la ciudad por las fuerzas iraquíes. Luego del allanamiento del Ejército, circularon imágenes del interior del centro de detención.