La 'estela mesa' sugiere la existencia del rey Balac, mencionado en la Biblia. | Fuente: Vía nmas1.org

(Agencia N+1 / Víctor Román). El rey Balac de los moabitas, mencionado en el Antiguo Testamento, puede haber existido en la vida real. A esa conclusión llegaron investigadores israelíes y belgas quienes dieron una nueva lectura al texto dañado del siglo IX a. C. llamado la Estela de Mesa. Los resultados del estudio fueron publicados en el Diario de la Universidad de Tel Aviv.

La Estela de la Mesa (o la "Piedra Moabita"), fue encontrada por el misionero anglicano Frederick Klein, quien vivió en Jerusalén y viajó extensamente en Palestina. Él intentó comprar a los beduinos una piedra cubierta con inscripciones que no podía leer. Luego, el cónsul alemán se unió a las negociaciones y los "vendedores" inflaron los precios. Las negociaciones a través de intermediarios duraron meses, un mensajero del orientalista francés Charles Clermont-Ganno fue herido durante una disputa que estalló cuando retiró la impresión de papel maché de la piedra.

Luego, las autoridades turcas, que controlaban formalmente el territorio, se unieron a la historia, y los beduinos dividieron la piedra en varias docenas de partes, algunas de las cuales los nómadas desmantelaron y usaron como talismanes. Clermont-Ganno y el británico Charles Warren recolectaron en conjunto 57 fragmentos que constituían aproximadamente dos tercios de la inscripción original. El sello de papel maché siguió siendo la única copia completa de la inscripción, que incluso hoy en día es el texto no bíblico más largo de esa era en Palestina. Ahora la estela restaurada se almacena en el Louvre.

La historia en la estela

La inscripción tiene 34 líneas, hechas en lenguaje moabita, el cual se puede considerar como un dialecto del hebreo. Sin embargo, las letras fueron hechas con una especie de alfabeto paleohebreo. La narración en el texto viene en nombre del rey Mesha, quien habla de su victoria en el conflicto con los israelitas.

Este conflicto también se describe en la Biblia, en el Cuarto Libro de los Reyes (3: 4–27), pero la versión de la estela es bastante diferente de la bíblica. En particular, el texto del Antiguo Testamento dice que tres reyes estaban contra los moabitas: el rey de Israel, el rey de Judea y el rey de Edom. Tanto el libro de los Reyes como la piedra moabita dicen que el Rey Mesha (Mesa en la traducción sinodal) fue un vasallo de los reyes de Israel y se rebeló contra ellos.

Sin embargo, Mesha no dice nada sobre la expedición punitiva de los israelitas y los edomitas contra los moabitas, como se describe en el Antiguo Testamento; en cambio, habla de la exitosa toma del territorio israelí. La inscripción también se refiere a la restauración de fortalezas y fortificaciones, la construcción de palacios y reservorios para el agua. En general, la inscripción es el texto no bíblico más voluminoso que informa sobre los eventos del siglo IX aC, descritos en el Antiguo Testamento. En particular, en la línea 17, se encuentra el tetragramaton no bíblico más antiguo, el cual es el nombre de Dios.

La inscripción en la Estela de Mesa: áreas oscuras (fragmentos preservados de la estela), claras (reconstruida por papel maché) | Fuente: Dominio público (vía nmas1.org)

Se presta especial atención a la línea 31 la cual está muy dañada (a veces se la conoce como la más importante de toda la inscripción). Al final de la línea hay una palabra que comienza con la letra beth, después de la cual se pierden dos o tres letras, y luego le sigue la letra waw. El científico francés André Lemaire, a mediados de la década de 1990, presentó la versión de que esta es una mención del rey bíblico David: la primera mención no bíblica de David.

Una nueva lectura

Pero ahora Israel Finkelstein de la Universidad de Tel Aviv y sus colegas ofrecieron una lectura fundamentalmente diferente de las letras perdidas. En septiembre de 2018, se expusieron fragmentos de la estela y una huella en el Collège de France en París, lo que permitió que se les estudie a detalle y se obtengan nuevas fotos de alta resolución.

Los autores del estudio, compararon la huella y los fragmentos de la estela y encontraron que las dos letras entre beth y waw ya estaban dañadas en el momento en que se tomó la copia. También descubrieron que la letra taw, que Lemaire puso después de beth, en realidad está ausente. Más importante aún, hay una barra vertical frente a waw, que en muchos otros lugares de la inscripción sirve para separar las dos oraciones. Finalmente, el waw es seguido por la letra dalet, cuyo lado izquierdo está algo dañado.

"Estas observaciones excluyen completamente la posible lectura de este fragmento de la línea 31 como וד [ד] בת ("casa de David"). En cambio, tenemos una palabra con tres consonantes, probablemente un nombre: comienza con beth, seguido de dos letras perdidas, luego una barra vertical y una nueva oración. ¿Qué nombre personal con tres consonantes, comenzando con beth, puede mencionar la estela? Pueden aparecer muchos nombres: Bedad, Bedan, Becher, Belaʻ, Ba'al, Barak, pero uno de los nombres es el candidato más probable: Balac", escriben Finkelstein y sus colegas.

En la biblia, el libro Números habla sobre el rey Balak, como lo llaman en la traducción sinodal del Antiguo Testamento. En ella, el rey, en particular, exigió que el profeta Balaam maldijera al pueblo de Israel. Los científicos notan que Balac, aparentemente, era el rey de los Moab y que su reino estaba al sur del río Arnon, y por lo tanto los autores sugieren "con cautela" que fue su nombre el que se encontraba al final de 31 líneas. Si su hipótesis es correcta, significa que Balac fue una persona histórica, como el profeta Balaam, quien, antes de encontrar la inscripción de Deir Alla en 1967, también fue considerado un personaje de ficción.

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

¿Qué opinas?