El Gobierno australiano informó en un comunicado que están ayudando a la familia del estudiante. | Fuente: AFP

Australia reclamó este jueves "una aclaración urgente" sobre la suerte de uno de sus ciudadanos que podría estar detenido en Corea del Norte.

El ministerio australiano de Relaciones Exteriores indicó que estaba en contacto con la familia de un hombre "que estaría detenido en Corea del Norte" y que medios en lengua coreana identificaron como Alek Sigley, un estudiante occidental que cursa estudios de literatura coreana en la universidad Kim Il Sung.

Sigley dirige también una empresa especializada en tours en Corea del Norte y escribe artículos sobre el panorama gastronómico de Pyongyang, entre otros temas, para NK News, una web estadounidense basada en Seúl que ofrece informaciones y análisis sobre Corea del Norte. Sus últimas publicaciones en redes sociales son de hace tres días.

"El ministerio espera una aclaración urgente", señala un comunicado de Canberra. "Debido a nuestra obligación de respeto de la vida privada, no haremos otros comentarios".

Relación entre países y caso de Otto Warmbier

Australia no cuenta con una misión diplomática en Pyongyang, donde está representada por la embajada de Suecia.

Canberra desaconseja a sus ciudadanos los viajes no necesarios a Corea del Norte, donde ya hay varios extranjeros detenidos.

En 2016, Otto Warmbier, estudiante de la universidad de Virginia, fue encarcelado al ser acusado de haberse guardado un póster de propaganda del autoritario Estado.

Según los médicos, durante su detención sufrió un importante daño cerebral y cayó en coma. Murió unos días después de ser repatriado a Estados Unidos, en junio de 2017, con 22 años.

 Vida en Corea del Norte

Alek Sigley describió en un post en enero su gran interés por Asia y por el socialismo, y relataba su primer viaje a Corea del Norte en 2012.

De padre anglo-australiano y madre china, Sigley estudió en la universidad de Fudan, en Shanghái, y en Corea del Sur, antes de trasladarse a Pyongyang, según su propio relato.

"Me inscribí en un máster en literatura coreana. Como soy el único estudiante extranjero en este programa, mis clases son un cara a cara con el profesor", explicaba.

En un artículo escrito para el diario británico The Guardian, publicado en marzo, Sigley celebraba el tener una libertad de movimiento excepcional para un residente extranjero en Pyongyang.

"Tengo libertad para pasear por la ciudad, sin que nadie me acompañe. Las interacciones con los habitantes locales pueden ser limitadas en algunas ocasiones, pero puedo comprar y comer casi en cualquier lugar que quiera", contaba. AFP

¿Qué opinas?