Tribunal Superior de Australia determinó que donante de esperma es padre legal de una niña

El hombre donó en 2006 el esperma para que una amiga lesbiana pudiera concebir y su nombre apareció en el certificado de nacimiento como padre de la niña. Sin embargo, la madre viajó a Nueva Zelanda y los separó, pese a que el donante se involucró en la vida de la menor de forma emocional y económica.

Donación
Pese a que un tribunal revirtió la demanda del padre, el Tribunal Superior reconoció los derechos del progenitor. | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: Tero Vesalainen

El Tribunal Superior de Australia determinó este miércoles que un donante de esperma es el padre legal de una niña en cuya vida se involucró mediante apoyo financiero y emocional, evitando así que esta se mude con su madre al extranjero.

"La mayoría (de los miembros del tribunal) consideraron que no se había demostrado ninguna razón para dudar de la conclusión del juez principal (en primera instancia) de que el recurrente era uno de los padres de la menor", según una decisión del Tribunal Superior, la máxima instancia judicial de Australia.

Relación y apego

El hombre donó en 2006 el esperma para que una amiga lesbiana pudiera concebir y su nombre apareció en el certificado de nacimiento como padre de la niña.

El hombre se involucró en la vida de la menor y mantuvo una relación que fue considerado por el juez de la primera instancia como de "apego extremadamente estrecha", según el fallo publicado en el portal del Tribunal Superior.

La niña y su hermana, que no tiene ninguna relación con el demandante, lo llaman "papá", según la cadena pública ABC.

Demanda

El padre de la niña demandó a la madre y a su nueva pareja cuando estas decidieron mudarse a Nueva Zelanda junto con la menor ante el Tribunal de Familia de Australia en busca de la responsabilidad parental compartida con la madre.

Además, ganó en primera instancia, pero otro tribunal revirtió la decisión, hasta que finalmente el Tribunal Superior reconoció los derechos del progenitor en un fallo que revela el conflicto entre la ley familiar de Australia y la del estado de Nueva Gales del Sur, que da la razón a la madre. EFE