El mensaje detrás del gesto hecho por el autor de la masacre en Nueva Zelanda ante el tribunal

La tradicional señal de “OK” se ve asociada hoy con la supremacía blanca y el odio, en particular tras la aparición de Brenton Tarrant ante el juez. ¿Cómo adquirió este gesto común un nuevo significado? La clave está en internet.

¿Qué es lo que quiere transmitir el terrorista con esto? | Fuente: EFE

Brenton Harrison Tarrant -principal imputado del asesinato de 50 personas en dos mezquitas neozelandesas- realizó durante su presencia en el tribunal de Christchurch y ante la prensa, un discreto signo con su mano derecha, tradicionalmente asociado con el mensaje “OK” o “todo está bien”. Este símbolo, aparentemente inofensivo, se ha visto vinculado con un discurso de supremacía blanca y extrema derecha no por un significado en particular, sino por la intención de un sector en las redes de confundir y ofender a la sociedad y los medios.

El origen, como los de varios otros elementos asociedados con el resurgir de la derecha populista alrededor del mundo, está en sectores oscuros de la web.

La periodista Emma Roller fue una de las primeras en ser víctima del engaño de 4chan. | Fuente: Twitter

¿Cómo fue este signo vinculado por la extrema derecha?

El signo de “OK” nunca fue “adoptado” intencionalmente por miembros asociados a dicha ideología política o por grupos neonazis. Fue más bien la iniciativa de un grupo de 'trolls' del foro de imágenes 4chan, quienes inundaron desde febrero del 2017 otros foros y redes sociales con la idea de que el gesto del 'OK' tenía un significado oculto relacionado a la extrema derecha. La intención era confundir y burlarse de la prensa y a los opositores de Donald Trump, que por entonces comenzaba su presidencia.

Poco a poco, algunos periodistas estadounidenses e internacionales comenzaron a tomar como genuino el vínculo del 'OK' con la extrema derecha o la simpatía por Donald Trump. Sin embargo, todo era una broma de internet, la cual logró su cometido, pero también -de forma voluntaria o no- acabó creando una genuina simbología alrededor del inofensivo gesto, que ahora despierta mayor interés por su uso de parte del terrorista de Nueva Zelanda, autor de la peor matanza en la historia de país.

El origen

La historia comienza en 4chan, donde se urdió la llamada “OPERACIÓN O-KKK

Publicación original en el foro 4chan. | Fuente: 4chan

“Inundemos Twitter y otras redes sociales con spam, digamos que la seña de mano de “OK” es un símbolo de supremacía blanca. Creen cuentas falsas con nombres de chicas básicas y escriban cosas como “OMG es tan ciertooooooo”.

Usen tantos emojus como sea posible. Además, aprovechemos que Mel Gibson usó el símbolo para asociarlo aún más con la supremacía blanca.

Usen el hashtag #PowerHandPrivilege en todos los tuits y cualquier cosa relacionada con esto.

Puntos bonus si tu imagen de perfil es algo relacionado a apoyar el feminismo.

Los izquierdistas se han rendido tanto ante su propia demencia que debemos forzarlos a caer más bajo hasta que el resto de la sociedad evite acercarse a sus tonterías.”

La presa comenzó a compartir las imágenes creadas por los trolls de internet, tal como fue planeado. | Fuente: Twitter

Del cinismo a la criminalidad

Tarrant era un usuario de los foros de imágenes como 4chan o 8chan, en los que comenzó la operación O-KKK' y donde incluso hay memes sobre cometer matanzas, por lo que se puede presumir que, como todos los otros habituales de esos sitios, conocía bien el origen de la señal y su objetivo de provocar confusión y ofender a quienes pensaban distinto. 

En sus manifiestos e incluso con su conducta durante el ataque, Terrant se retrató como un provocador capaz de asesinar a gente a sangre fría mientras reproducía cínicamente música de un anime de carreras al momento de manejar su auto, consciente de que todo era transmitido por Facebook Live.

El gesto que hizo ante las cámaras, así haya sido hecho a modo de burla o no, parece haber legitimizado el vínculo entre el gesto y el terrorismo de extrema derecha. La 'operación O-KKK', más allá de la intención cínica de sus creadores, logró su cometido.


¿Qué opinas?