COVID-19 en Nueva Zelanda
Nueva Zelanda blindó sus fronteras desde marzo de 2020 e incluso retrasó el regreso de sus propios nacionales al imponer un cupo de entrada diario con el objetivo de evitar que el virus de la COVID-19 se propagara por el país. | Fuente: AFP

Nueva Zelanda reabrió a partir de este lunes sus fronteras internacionales a todos los visitantes, más de dos años después del cierre impuesto en un intento de contener la irrupción de la COVID-19.

La medida incluye a los turistas que requieren visados, entre ellos los chinos, así como a los estudiantes internacionales, según explicó el Gobierno neozelandés en un comunicado publicado el domingo.

Nueva Zelanda comenzó a reabrir progresivamente sus fronteras internacionales en febrero pasado, pero en un primer momento la entrada al país solo estaba autorizada a los ciudadanos que retornaban del extranjero, en virtud de un plan gubernamental.

¿Qué implica abrir las fronteras?

A partir de hoy, no obstante, está autorizado el ingreso de todos los visitantes, aunque con la condición de que presenten un certificado de vacunación contra la COVID-19 o una exención aprobada.

"Se trata de una gran noticia para el sector turístico y la economía, ya que nos acercamos a la primavera y el verano con la gente del hemisferio norte reservando sus vacaciones de invierno", dijo el ministro neozelandés de Turismo, Stuart Nash, citado en la nota.

La medida también da luz verde a la entrada al país a los cruceros -la llegada del primero de ellos prevista para el 12 de agosto al puerto de Auckland- así como la reanudación de todas las actividades de enseñanza a estudiantes extranjeros.

Antes de la pandemia de la COVID-19, el sector de la educación dirigida a extranjeros aportaba unos 5.000 millones de dólares neozelandeses (3.146 millones de dólares estadounidenses o 3.072 millones de euros) a la economía del país, un monto que cayó en casi un 75 por ciento el año pasado, de acuerdo a Radio New Zealand.

Fronteras blindadas desde marzo del 2020

Nueva Zelanda blindó sus fronteras desde marzo de 2020 e incluso retrasó el regreso de sus propios nacionales al imponer un cupo de entrada diario con el objetivo de evitar que el virus de la COVID-19 se propagara por el país.

A principios de febrero, las autoridades anunciaron un plan de reapertura en cinco etapas que comenzó el 28 de ese mes, al levantar el límite diario para el regreso de neozelandeses.

Nueva Zelanda, que ha vacunado al 96% de la población diana con dos dosis, acumula más de 1,6 millones de casos y más de 1 500 fallecidos desde el inicio de la pandemia de la COVID-19

(Con información de EFE)

NUESTROS PODCAST

 

"Espacio Vital": El doctor Juan Carlos Celis, médico infectólogo - tropicalista y jefe de infectología del hospital regional de Loreto, sostuvo que no se transparenta la información de la viruela del mono para el público y que no se tienen datos claros sobre cómo se está trasmitiendo la enfermedad y eso da paso a la desinformación y a las noticias falsas. Agregó que la viruela del mono, aumenta con una velocidad que no ha permitido que se controle, se ha perdido el rastro de la epidemia. Además explicó que hay dos tipos de vacunas contra la viruela, pero no hay información clara sobre cuándo estarán disponibles y cómo será su distribución para los diferentes países. Por eso no se debe hablar de que se van a comprar vacunas, precisó.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.