Nicolás Maduro anuncia reapertura parcial hasta que haya vacuna contra la COVID-19. | Fuente: EFE

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció este sábado que el país solo reabrirá de manera parcial hasta que exista una vacuna contra la COVID-19 y, hasta entonces, mantendrá un sistema que denomina 7+7, mediante el cual la actividad económica durará una semana, seguida de otra de cuarentena.

"Seguiremos el 7+7 y perfeccionaremos el 7+7 hasta que haya vacuna y tratamiento 100 % efectivo, por eso se llama una nueva normalidad", dijo Maduro durante una reunión del comité gubernamental encargado de frenar la pandemia.

Esta reapertura parcial se puso en marcha por primera vez la primera semana de junio, en la cual pudieron reabrir con horarios reducidos diez sectores entre los que estaban la construcción, los consultorios médicos y odontológicos, peluquerías y banca, entre otros.

A partir del próximo lunes, cuando comenzará la segunda semana de flexibilización parcial, se sumarán 14 nuevos sectores entre los que están los gimnasios, los centros comerciales, los deportes sin público, veterinarios y lavanderías, entre otros.

También podrán reabrir las ópticas, las tiendas de reparación electrónica, los talleres textiles, librerías, cafeterías con productos para llevar, ensamblaje de electrodomésticos, servicios de encomienda, notarías y autocines.

Cifras en duda

La primera semana de reapertura parcial se produjo en el momento en el que más casos había registrados en Venezuela.

Este sábado, Nicolás Maduro detalló que se han registrado 25 nuevos casos de COVID-19, seis de transmisión local y 19 importados, para un total de 2 904, de los cuales, según subrayó, el 80 % son casos de migrantes retornados que se contagiaron antes de llegar a Venezuela.

Según las cifras oficiales actualizadas este sábado por el Gobierno, 58 200 venezolanos han retornado al país durante la crisis.

También en el último día falleció una persona más, con lo cual son 24 las personas que han muerto por el SARS-COV-2 en Venezuela.

Sin embargo, estas cifras han sido puestas en duda por Human Rights Watch (HRW) y la Universidad Johns Hopkins. La primera señaló que las estadísticas que proporciona el gobierno de Maduro "son absolutamente absurdas y no son creíbles".

(Con información de EFE)