Manifestantes del sector salud exigen al régimen chavista mejoras de sus sueldos en protestas. | Fuente: AFP | Fotógrafo: FEDERICO PARRA

El salario mínimo mensual de Venezuela ha llegado a su punto más bajo en la historia del país, al equivaler este martes a 2,76 dólares según la tasa oficial, y al cumplirse un año del plan de "recuperación económica" del Gobierno de Nicolás Maduro para enfrentar la crisis y la hiperinflación.

A la fecha, el precio del dólar está en 14.483,54 bolívares -valor oficial fijado por el Banco Central de Venezuela-, una cifra que se ha multiplicado de manera imparable desde que comenzó el año en curso.

Con los 40.000 bolívares mensuales, que se traducen en poco menos de tres dólares, los venezolanos se ubican muy por debajo del umbral de la miseria establecido por Organización de las Naciones Unidas (ONU), que señala que quien devengue menos de 1,25 dólares diarios está en pobreza extrema.

Aunque el salario mínimo quedó establecido en el equivalente a 30 dólares en agosto pasado tras la puesta en marcha del plan económico, al día de hoy el sueldo mínimo se ha reducido en 90,80 %, pese a los cuatro aumentos de salarios de los últimos doce meses.

Una ciudadana venezolana muestra en una protesta un cartel con la lista de los sueldos mínimos en países latinoamericanos. | Fuente: AFP

Billetes sin valor

Los 40.000 bolívares del sueldo mínimo pueden alcanzar para comprar, con suerte, un cartón de huevos de 30 unidades, una realidad no muy distinta a la de hace un año, cuando Maduro aumentó 35 veces el ingreso mensual tras poner en marcha una reconversión monetaria que le quitó cinco ceros a la moneda nacional.

En la actualidad, el Gobierno no ha dado señales sobre otro aumento de los sueldos y ni siquiera menciona el llamado plan de "recuperación y prosperidad económica" por el que entró en circulación un nuevo cono monetario a propósito de la reconversión con la cual también buscaba enfrentar la escasez de efectivo.

Sin embargo, los billetes de más baja denominación ya han dejado de circular, pues en medio de la hiperinflación que vive el país y que este año se acumula en 1.579,2 %, para los venezolanos es imposible pagar con papeles de 2, 5, 10, 20 o 50 bolívares, pues su valor es casi tan nulo como el del papel moneda que perdió vigencia en 2017 y que, incluso, ha terminado en la basura. Por esta situación, el Banco Central de Venezuela (BCV) anunció en junio pasado la incorporación de tres nuevos billetes de 10.000, 20.000 y 50.000 bolívares, equivalentes a 0,69 dólares, 1,38 dólares y 3,45 dólares, respectivamente. (EFE)

¿Qué opinas?