Daddy Yankee en Lima
Daddy Yankee ofreció el primero de sus dos conciertos en Lima, como parte de su gira "La Última Vuelta World Tour". | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Laura Gil

Ocurrió en 2004. Ese fue el año en que empezó a sonar la "Gasolina". La pasaban en la radio, en la tele, en las discotecas, en las fiestas, en el transporte público. Y tan rápido como ganó adeptos, no le faltaron detractores; pero hasta quienes decían odiarla gozaban bailándola. Similar omnipresencia se adueñó de su creador. Daddy Yankee, entonces un cantante puertorriqueño que había cosechado éxito en su país natal en los años 90, cruzó nuestra atmósfera musical con la incandescencia de un cometa. Quien haya pronosticado que ese cuerpo celeste iba a caer erró de manera rotunda, porque a lo largo de más de 30 años el popular 'DY' solo se mantuvo en órbita.

Como otros iconos, él también contribuyó a construir su propio mito. En un reino sin monarca, reclamó el trono y no hubo quien se le opusiera. Se hizo llamar el Big Boss, el Máximo Líder, King Daddy, The King of the Remix, el Jefe, el Cangri. Y consiguió imponer una verdad inapelable con el paso del tiempo: que este hijo de San Juan de Puerto Rico fue quien hizo de ese género denostado por rockeros y baladistas una real tendencia alrededor del globo. Puede que no haya sido el único, que Tego Calderón y Don Omar también allanaron el camino, pero eso no importa a sus seguidores, que reconocen en él al mero rey del reggaetón.

Por eso, a nadie sorprendió que las entradas de su gira de despedida, "La última vuelta", se agotaran en menos de dos horas, o que días antes de su concierto en Lima algunos fans acamparan en las afueras del Estadio Nacional sin importar la fría noche limeña de esta rara primavera. En un año que sirvió un menú de espectáculos de artistas internacionales para que los peruanos tuvieran de sobra para elegir, el show de Daddy Yankee estaba llamado a ser uno de los platos principales, si no el principal. Y enterado de que lo esperaban con ansias, Ramón Luis Ayala Rodríguez (su verdadero nombre) supo cubrir con creces las expectativas.

Daddy Yankee en Lima
Como un rey rodeado de soldados, así fue la aparición de Daddy Yankee en el Estadio Nacional durante su primera presentación. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Laura Gil

El Daddy legendario aterriza en el Nacional

Alrededor de las diez de la noche, Daddy Yankee apareció en el imponente escenario montado sobre el Estadio Nacional tras una cuenta regresiva. La pantalla gigante del centro, escoltada por otras dos enormes pantallas verticales, mostraba una aeronave de la que salió el artista boricua, quien parecía estar caminando sobre una de las alas. Vestido con un traje dorado y lentes oscuros, el ‘Big Boss’ encendió su concierto con “Campeón”, éxito de su último disco “Legendaddy” al que le siguió “Remix”. Y como un rey en su campo de batalla, lo acompañaron bailarines caracterizados como soldados.

Quizás no exista mejor término que el de “espectacular” para calificar la puesta en escena que el cantante de 45 años montó en la primera de sus dos presentaciones en Lima. Porque además de coreografías sincronizadas, las luces láser, los dispensadores de llamas y humo, los reflectores led, la pirotecnia y los efectos tridimensionales compusieron un entramado de tecnología del que esta leyenda del reggaetón se sirvió para potenciar la descarga de energía que produce su música. Un envoltorio visual que variaba según el ritmo de los temas y daba la impresión de estar ante la sucesión de distintos videoclips, todos protagonizados por Daddy Yankee.

Consciente de que sus fans no fueron solo a perrear, el ‘Máximo Líder’ les permitió cantar junto con él una serie de sencillos que se alternaron entre sus últimos trabajos y los de antaño, aquellos que afianzaron su trayectoria en Latinoamérica. Así, al tema “Problema” de 2021 le sucedieron clásicos como “Rompe”, “Machucando” y “Lo que pasó, pasó”, remontados después por el recientísimo “Rumbatón”. Con un pie en su pasado, 'DY' continuó cantando “Ella me levantó”, “Mayor que yo”, “No me dejes solo”, “Tu príncipe” y “Yo voy”, apoyado por las voces de Zion & Lennox y Wisin y Yandel, quienes colaboraron con él por aquellos años del boom reggaetonero.

Daddy Yankee en Lima
El Estadio Nacional retumbó a lo largo de dos horas, con fanáticos coreando más de 20 canciones de Daddy Yankee. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Laura Gil

Las estrellas invitadas a la corte del rey del remix

Para quien se adjudicó el título de The King of the Remix, no es casual que su concierto haya convocado algunos referentes del género urbano con los que ha publicado más de 200 colaboraciones en toda su carrera. Sus compañeros de camino estuvieron presentes al ser proyectados sobre la pantalla, cual hologramas, y sus voces retumbaron en el Nacional. Así, se oyó a Sech en “Sal y perrea”, a Bad Bunny en “Soltera”, a Nicky Jam en “Llamado de emergencia” (“una de mis canciones favoritas”, dijo antes de presentarla) y “Shaky Shaky”, a Ozuna en “Baila baila baila” y “China”, y a Myke Towers en “Pasatiempo”.

“La trayectoria de este servidor es gracias a ustedes”, reconoció Daddy Yankee, humilde, en una de las muchas palabras de cariño que le dedicó a su público peruano. “Qué buena vibra tienen ustedes. La gran comida que tienen… son chef de naturaleza”, halagó después, a sabiendas de nuestro orgullo gastronómico. Y como quien vuelve sobre sus pasos, una mezcla de “Gangsta Zone”, “Pose” e “Impacto” antecedieron ese himno llamado “Somos de calle” que repasa sus orígenes. Pero, así como metía a todos en un saco de nostalgia, los sacaba de allí al instante con “La santa” y “X última vez”, sus dos colaboraciones con Bad Bunny.

Punto aparte: que Daddy Yankee haya incluido en su setlist tres temas grabados junto con el ‘Conejo Malo’ tal vez hable de una posible sucesión en el trono. Incluso se animó a mandarle saludos a su compatriota y también a la colombiana Karol G, dos artistas latinos cuyas carreras han tenido un gran despegue reflejado en las galas musicales donde arrasan con nominaciones y premios. Pero, especulaciones a un lado, ‘DY’ no había llegado para entregar coronas a nadie y prosiguió su espectáculo con “Limpia parabrisas” (momento especial que iluminó todo el estadio con los celulares de lao’ a lao’) y “Que tire pa' 'lante”.

Daddy Yankee en Lima
Un imponente escenario se montó en el Estadio Nacional, donde Daddy Yankee continuó con su gira de despedida "La última vuelta". | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Laura Gil

A partir de ahora, solo Raymond

“Mi carrera no habría sido tan excelente si no hubiera sido con un país como ustedes, Perú”, dijo Daddy Yankee. “Este país siempre me ha encantado, cada vez que camino y los veo con esa amabilidad… Perú es un país que camina con tanta humildad y gentileza. Gracias por esa lección”, continuó, manteniendo a todos en suspenso. “De chamaquito soñaba con que el mundo cantara en nuestro idioma, este servidor rompió barreras cantando en español, me sentí orgulloso de ser latino con esta canción”, agregó. Y entonces, sin más, sonó “Despacito” —“la canción de la década”, definió— y apareció en la gran pantalla Luis Fonsi.

A esas alturas, se sentía en el aire que el rey del reggaetón preparaba la retirada. “La despedida” presagió que el adiós estaba cerca, aunque “¿Qué tengo que hacer?”, “Hot”, “Limbo”, “Bombón” (ese éxito de TikTok) , “Con calma” y “Dura” crearan la ilusión de que el concierto tenía para rato. Pero ya habían pasado dos horas de sandungueo pleno y karaoke intenso, y Daddy Yankee ya había entregado a manos llenas un itinerario completísimo por su trayectoria de 32 años. “Esta es la canción de la década, la canción que es infinita, la que cambió el juego para siempre”, apuntó antes de hacer que el DJ lance “Gasolina”, la máxima representante del reggaetón.

“Me despido. Gracias por ese cariño. El primer golazo con ustedes fue increíble. Gracias, familia. A partir de ahora, me van a ver como su hermano Raymond Ayala. Se despide el ‘Máximo Líder’”, dijo hacia el final, mientras todos a su alrededor seguían cantando lo mucho que "a ella le gusta la gasolina, dale más gasolina". Y así como entró en nuestras vidas, con un combustible que hizo rodar fiestas sin fin, se marchó del escenario habiéndolo dicho todo. Hasta la vista, Ramón.

NUESTROS PODCASTS

Entendí esa referencia

EER+ 20 BLONDE... ¿La polémica está justificada?

La polémica se armó con "Blonde", la película sobre Marilyn Monroe que se acaba de estrenar en Netflix. ¿Es misógina cómo dicen? ¿O una historia diferente que la hace atractiva? Lucia Barja y Renato León analizan la película sobre el icono de Hollywood. 7 años de mala suerte si no escuchas este súper episodio.