Chequeos ginecológicos y prevención de cáncer de cuello uterino se redujeron debido a la pandemia

Cada día mueren 6 mujeres por cáncer de cuello uterino y por cáncer de mama. Los chequeos ginecológicos son clave para prevenir y detectar a tiempo esta enfermedad; sin embargo, las atenciones se han reducido en 20% debido a las medidas decretadas por la pandemia, reportó INPPARES.             

Chequeos ginecológicos se redujeron en 20% por la pandemia
Chequeos ginecológicos se redujeron en 20% por la pandemia | Fuente: Andina

Ya pasaron seis meses desde que se decretó Estado de Emergencia por la pandemia de la COVID-19 en el Perú, pero aún hay muchos servicios de salud que no se han reestablecido en su totalidad. Algunos de ellos son los chequeos ginecológicos que deben realizarse las mujeres al menos una vez al año para prevenir infecciones o enfermedades oncológicas como el cáncer de cuello uterino o el cáncer de mama.

Estos dos tipos de cáncer son los que, lamentablemente, más afectan la vida de las mujeres peruanas. Según el último informe del Observatorio Global de Cáncer para Perú (Globocan), en el 2018 murieron 1 836 mujeres por cáncer de cuello uterino y 1 858 por cáncer de mama.  Esto significa que, al día, 5 peruanas fallecen por cada tipo de cáncer mencionado.

El cáncer de cuello uterino es un problema de salud pública, pero afecta principalmente a las mujeres más pobres. Siendo uno de los cánceres que más se puede prevenir, las mujeres recién van a los establecimientos de salud cuando existen molestias muy evidentes, lo que se traduce en un diagnóstico tardío”, señala la doctora Irma Ramos, directora ejecutiva de INPPARES.

Esta enfermedad, causada por el Virus de Papiloma Humano (VPH), demora entre 10 y 20 años en actuar y atacar todo el aparato reproductivo pudiendo llegar, en un extremo, a un cáncer diseminado, por lo que es fundamental detectarlo temprano. “El Papanicolau es el examen básico poder detectar el virus. Por eso es importante que todas las mujeres se hagan un chequeo anual, porque si se lo detectan temprano, sí se puede curar”, explica la Dra. Ramos.

Impacto de la pandemia

Según el último reporte del portal del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), durante el 2018 en el Perú se reportaron 1 499 nuevos casos de cáncer de cuello uterino y 1 373 nuevos casos de cáncer de mama. La proyección para este 2020, teniendo como base las cifras del 2018 y considerando los efectos de la pandemia en el acceso a salud, es que los nuevos casos de cáncer de cuello uterino lleguen a 4 318 y los de cáncer de mama a 7 374, según Globocan.

Y esto se daría por la falta de acceso a chequeos ginecológicos a raíz de la crisis sanitaria.  La pandemia ha hecho que los establecimientos de salud se dediquen en 80% o 90% a los casos de COVID-19, relegando atenciones relacionadas a salud sexual y reproductiva e, incluso, control de pacientes oncológicos, menciona Ramos.

En el caso de las citas ginecológicas, INPPARES reportó que durante los primeros seis meses de 2019 se realizaron 8,000 chequeos ginecológicos, 1,500 ecografías ginecológicas y 40 vacunas contra el VPH. Este año debido a la pandemia, sufrieron una reducción de 20% en las atenciones. Durante abril sólo estuvo operativa la sede central y en mayo comenzaron a activarse algunas sedes a nivel nacional. Sin embargo, aún no pueden atender en horario completo como el año pasado.

Durante este primer semestre del 2020 sólo se han podido realizar 6,500 chequeos ginecológicos y 1,082 ecografías ginecológicas. “Las mujeres aún tienen miedo de acercarse a sus chequeos ginecológicos, pese a que contamos con todos los protocolos de bioseguridad”, señala la directora.  

Prevención es la clave

El cáncer de cuello uterino tiene una vida, pero se puede interrumpir desde la prevención primaria, que es cuando te inyectas la vacuna contra el VPH. Se recomienda poner esta vacuna desde los 9 hasta los 15 años, o hasta el inicio de la primera relación sexual. También ayuda la prevención secundaria que es tomando el examen de Papanicolau o la prueba de ADN de VPH para detectar la enfermedad a tiempo.

Aún los chequeos ginecológicos siguen siendo tabú y motivo de vergüenza muchas mujeres, usualmente de sectores económicos más bajos y con poca educación. Por eso, es indispensable continuar realizando campañas de educación y concientización sobre los chequeos anuales e, incluso, la revisión de una misma. El cáncer de mama, por ejemplo, es más difícil de prevenir, pero realizar el examen manualmente es una gran ayuda.

Las mujeres nos tenemos que querer, porque parte de querernos es cuidarnos. Tenemos que estar sanas y no permitir que nadie interfiera en ello y, sobre todo, no debemos tener vergüenza o miedo de realizarnos los exámenes ginecológicos”, recomienda la doctora Ramos.