RPP/ Henry Urpeque

Un grupo de aproximadamente 20 vecinos del pasaje Tarata, ubicada en los alrededores de la morgue de Chiclayo(Lambayeque), pidieron la reubicación del local de la División Médico Legal, ya que todos los días deben soportar malos olores e inmensas nubes de moscas que se levantan cuando se realizan las necropsias de los difuntos.

Protestando de manera pacífica, los pobladores dijeron además  que el personal de la División Médico Legal, arroja pantalones manchados con sangre de los muertos en el único pasadizo donde juegan los niños.

“Los olores son nauseabundos, no podemos comer tranquilos por las moscas, un lugar así debería estar a 500 metros de distancia o más, pero está al lado de nuestras casas, pedimos a la Defensoría que intervenga”, indicó la vecina, Clara Failot Falla.

Otro de los vecinos contó que lo más graves es que cerca de este local existe un colegio para niños especiales, quienes no solo deben soportar malos olores, sino ruidos insoportables de máquinas que se ubican al interior del local.

Lea más noticias de la región Lambayeque