Lindberg Cruzado

De 90 juntas vecinales instaladas, solo 40 se encuentran operativas y no cuentan con recursos logísticos para trabajar contra la delincuencia, así lo dio a conocer el presidente de las Juntas Vecinales del distrito de Chimbote, Eunófenes Colchado Lucio.

El dirigente detalló que necesitan sirenas comunales, cámaras de video vigilancia en las zonas de mayor peligro y equipos de comunicación para cada coordinador de las juntas en los pueblos, a fin de mejorar el trabajo con el Ministerio Público, la Policía Nacional  y el serenazgo.

En este sentido, Colchado pidió apoyo con estos implementos a las autoridades locales que asumirán el cargo en enero próximo, a quienes también les solicitó trabajar con voluntad a favor de la seguridad ciudadana.

"Las juntas sí funcionan, pero están abandonadas. Esperamos que las nuevas autoridades muestren interés, pues solo contamos con los chalecos que nos regalaron hace cinco años”, expresó el dirigente.

Lea más noticias de la región Áncash