Jesús Valverde: “La mayoría de pacientes [de COVID-19] que se complican son los varones obesos, hipertensos”

El presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva indicó que el propósito principal de los médicos intensivistas en el país es sacar a la mayor cantidad de pacientes en condición grave de las Unidades de Cuidados Intensivos.

Actualidad
Jesús Valverde, médico intensivista, explica en RPP Noticias cuál es la situación actual de las Unidades de Cudiados Intensivos.
00:00
Jesús Valverde
El profesional cree que la prioridad del gobierno debería ser el personal médico. | Fuente: IDL

Jesús Valverde, médico intensivista y presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva, conversó con RPP Noticias a propósito del 32 aniversario de la institución y dio alcances sobre la situación actual de la COVID-19 en el país y las Unidades de Cuidados Intensivos.

“Aún seguimos trabajando bajo la misma presión, la misma cantidad de pacientes, las UCI siguen llenas. Cada día es un día distinto. Tratamos de sacar a la mayor cantidad de pacientes de la condición grave, hemos tenido muchos éxitos ya, que se ha revertido la situación”, explicó en Ampliación de Noticias.

Valverde señaló que su equipo ha logrado sacar a muchos pacientes de condiciones graves, lo que responde a una correcta y permanente capacitación de los médicos intensivistas peruanos para hacerle frente a esta pandemia.

“Es el momento más difícil y más complejo en la carrera de un médico intensivista. Nadie ha vivido esto. (…) Hemos trabajado bajo presión, bajo circunstancias difíciles. La salud pública peruana no se encontraba en la mejor condición y todavía no se encuentra. (…) Seguimos trabajando, seguimos bajo el mismo rigor, no hemos bajado la guardia”, señaló.

¿Cómo enfrentan una enfermedad desconocida?

Valverde explica que, poco a poco, los médicos intensivistas han aprendido a “conocer” esta enfermedad, “que tiene una presentación atípica” y una fisiología distinta en cada paciente. Con el paso de los días, el médico asegura que han aprendido a creer en sus propias medidas de soporte para sacar adelante a cada paciente.

“Hemos aprendido a creer más en nuestras medidas de soporte que en los fármacos, hemos aprendido a creer en un equipo multidisciplinario con el que ya veníamos trabajando de manera conjunta hace muchos años. Se ha visto el trabajo en equipo. Se ha visto que las capacitaciones permanentes que hemos recibido –aún en pandemia– nos han servido para que nuestros pacientes mejoren y salgamos de la situación que nos encontramos. Estamos logrando sacar a 50,60% de pacientes que se encontraban en situación muy grave. Hemos bajado nuestras estadísticas de mortalidad”, añadió.

Asimismo, hizo énfasis en la necesidad de realizar un trabajo individualizado, pues cree que, en la batalla contra el coronavirus, no existe “una receta para todos”. “La mayoría de pacientes que se complican son los varones obesos, hipertensos. La estadística es 70% a favor de varones. (…) La experiencia peruana es muy rica. Hemos tenido muchos casos y éxito en pacientes distintos”, mencionó.

Lo más difícil

El médico relató que lo más complicado de afrontar esta pandemia en la primera línea es haber tenido que cambiar por completo la metodología de trabajo. Mientras que en el pasado podían tener un trato cercano con los familiares de cada paciente, hoy solo pueden informarlos sobre el estado de los mismos vía telefónica. “El calor humano” que se siente al informar a los familiares no existe ya.

Por otro lado, se han tenido que enfrentar a los cambios en la bioseguridad, pues han empezado a utilizar equipos que resultan incómodos en el trabajo del día a día. “Hemos aprendido a trabajar con mucho temor, con mucho miedo, que ya lo hemos superado. Lo más importante que hemos dejado son a nuestras familias, hemos trabajado en circunstancias difíciles, con estrés psicológico”, contó.

“No hay para todos, es la realidad”

Valverde afirmó que el Perú debería haber tenido, desde un inicio, 3 000 camas de cuidados intensivos, sin embargo, el trabajo tuvo que empezar con solo 800. Si bien el incremento de camas se ha dado de forma progresiva, el médico cree que no ha llegado a satisfacer las cantidades mínimas.

“Seguimos en situaciones críticas. Esto no es una cosa nueva. En Perú nunca ha habido la suficiente cantidad de camas y equipos, esto más aún se ha agudizado porque tienes que escoger entre cientos de pacientes que quieren postular a una cama UCI”, apuntó.

Finalmente, Valverde aprovechó para comunicar que los pacientes están llegando a emergencia con el virus en estado avanzado. “Hay algunos que se quedan en domicilios, llevan algunas terapias caseras, compran su balón de oxígeno y recién cuando se sienten mal acuden a las emergencias, que siguen llenas de pacientes… habrán bajado en un porcentaje pero aún hay mucha demanda. Esos son los pacientes que tienen menos posibilidad de recuperarse”, dijo.

Es por eso que pediría a los futuros gobiernos que la salud pública cambie, puesto que considera que ha estado abandonada, a la par de los cuidados intensivos, que cuentan con equipos antiguos que no se renuevan hace más de 10 años.

“Le pedimos al gobierno que a partir de ahora que la salud publica peruana cambie, que haya más inversión, que haya mejor equipamiento en nuestros hospitales, que se preocupen por nosotros. No nos consideran como primera opción, no se preocupan en nuestra salud, nuestro bienestar. Deberíamos ser la primera opción dentro de las prioridades del gobierno”, puntualizó.