Decretan estado de emergencia en Amazonía peruana para combatir narcotráfico

Mediante un decreto supremo publicado en el diario oficial El Peruano, los distritos de Ramón Castilla y Yavarí, en la región selvática de Loreto, están desde hoy, y durante los próximos sesenta días, en estado de emergencia.
RPP/Referencial

El Gobierno peruano decretó hoy el estado de emergencia en dos distritos de la Amazonía peruana para combatir el "creciente" narcotráfico que actúa en las zonas de selva colindantes con las fronteras de Brasil y Colombia.

Mediante un decreto supremo publicado en el diario oficial El Peruano, los distritos de Ramón Castilla y Yavarí, en la región selvática de Loreto, están desde hoy, y durante los próximos sesenta días, en estado de emergencia.

La situación implica la "suspensión de derechos constitucionales" como la inviolabilidad del domicilio y la libertad de reunión y de tránsito en el territorio de estos dos distritos donde residen unos 28.000 habitantes.

El estado de emergencia fue solicitado por la Policía Nacional del Perú (PNP) "para reforzar la labor policial en dichas zonas y combatir de manera efectiva el tráfico ilícito de drogas".

Según refleja el decreto, la Policía se encargará de mantener el control del orden en Ramón Castilla y Yavarí, junto con el apoyo de las Fuerzas Armadas.

"Las operaciones policiales antidrogas ejecutadas por la Policía y sus pares de Colombia y Brasil dan cuenta del incremento del tráfico ilícito de drogas en las zonas fronterizas" de los tres países, explica el decreto.

Entre los puntos más sensibles se destaca el área de Putumayo, con especial incidencia en Angusilla, Güeppí y El Estrecho, así como la zona del Bajo Amazonas, donde preocupan los sectores de Caballococha, Santa Rosa y Valle de Yavarí, cuyo distrito de Yavarí delimita tanto con Brasil como con Colombia.

En estos puntos han aumentado las incautaciones de drogas, insumos químicos y también el hallazgo de laboratorios para el procesamientos de la cocaína y de otras drogas.

En el sector de Caballococha, las autoridades peruanas esperan erradicar este año 3.500 hectáreas de cultivo ilegal de hoja de coca dentro de su plan anual para la disminución de la materia prima con la que se elabora la cocaína.

EFE