Foto: Andina
Deslizamientos de lodo y piedras producto de las fuertes lluvias interrumpieron la vía férrea Cusco-Machu Picchu-Cusco, por lo que la empresa PeruRail suspendió sus servicios locales y turísticos, y puso en marcha un plan de emergencia.

Según el comunicado de PeruRail, la vía férrea se vio interrumpida desde la víspera en los kilómetros 48, en Huarocondo, y 55, cerca de Pachar, en la ruta Cusco-Ollantaytambo.

Frente a ello, ayer suspendió el servicio de tren local (económico para cusqueños y peruanos) en la ruta Cusco-Machu Picchu-Cusco y puso en marcha "un plan de emergencia para trasladar a la mayor cantidad posible de pasajeros, cuyo viaje se vio interrumpido".

Sin embargo, agrega el comunicado, "pese a todos los esfuerzos no fue posible llevarlos hasta Machu Picchu. Nuevos desbordes y deslizamientos ocurridos durante el día (de ayer) a lo largo de la vía férrea (kilómetros 78 y 93) lo han impedido".

La empresa se vio obligada a "suspender el servicio de emergencia para trenes turísticos que habíamos implementado y que estaba transportando aproximadamente 400 pasajeros de los servicios Vistadome, Backpacker y Hiram Bingham que salieron de Poroy, y cuyo viaje se vio interrumpido por los deslizamientos a la altura de Huarocondo".

"A pesar de los esfuerzos que hizo PeruRail para trasladar a estos pasajeros en buses hasta Ollantaytambo y desde ahí a Machu Picchu con trenes de emergencia, los sucesivos deslizamientos e inundaciones ocurridos durante el día nos lo han impedido".

El concesionario, a través de su unidad de Vía y Obras está rehabilitando la vía para reanudar los servicios turísticos y locales.

-ANDINA