El Ejército del Perú, en coordinación con la Universidad San Ignacio de Loyola, instalaron el Comité de Honor del programa ‘Adopta a un Héroe’ que deberá ampliar la participación de distintos sectores del país a favor de dicha campaña.

El programa tiene como objetivo comprometer a los empresarios del país en brindar una mejor calidad de vida a los soldados con discapacidad a raíz de acción de armas.

Se busca otorgar beneficios en salud, educación para sus hijos, trabajo, capacitación y asistencia en el desarrollo de negocios, entre otros.

El programa de solidaridad con los defensores de la patria es un reconocimiento al honor y valentía de los soldados que lucharon por la paz de todos los peruanos.

El Ejército y diversas empresas emprendieron esta iniciativa de apoyo cívico a favor de los combatientes que quedaron discapacitados, truncando las oportunidades de su futuro militar, limitando sus posibilidades de desarrollo personal y afectando su situación familiar.

Al menos 21 soldados ya han sido objeto de ayuda en diversas modalidades, lo que demuestra el sentido de solidaridad y responsabilidad de empresas y personas naturales.

La empresa Southerm Cooper Corporation, la Universidad San Ignacio de Loyola, el colegio Nuestra Señora del Tránsito en Barrios Altos, así como personas naturales son algunos de los entes que han colaborado con la campaña.