Fiorella Peña, la comunicadora cusqueña que traduce información sobre COVID-19 a lengua de señas
Fiorella Peña, una comunicadora cusqueña, empezó a traducir los mensajes presidenciales y la información esencial a lengua de señas. | Fuente: Fiorella Peña

La pandemia ha afectado a todos los peruanos, en especial a aquellos que pertenecen a poblaciones más vulnerables. Durante muchas semanas, los mensajes presidenciales fueron clave para mantener informada a la población sobre las medidas preventivas y las disposiciones de seguridad.

La información es una pieza fundamental para que los ciudadanos comprendan el riesgo al que se exponen y aprendan a cuidarse; sin embargo, no todos los peruanos podían acceder a ella con facilidad. Muchas personas con discapacidad auditiva presentaron problemas para entender las disposiciones frente a la pandemia.

Pensando en ayudarlos, Fiorella Peña, una comunicadora cusqueña, empezó a traducir los mensajes presidenciales y la información esencial a lengua de señas. Gracias a esta iniciativa solidaria, ha sido seleccionada dentro de la iniciativa “Peruanos Camiseta”, y ahora forma  parte de los ocho peruanos que fomentan el bien común en esta época de emergencia.

Fiorella vive en Wanchaq, Cusco, y trabaja en la Municipalidad del distrito, en un área de atención social, donde diariamente ve las necesidades de las personas con discapacidad. Además, trabaja en el área de adulto mayor y personas con discapacidad de la Asociación Cultural de Sordos del Cusco.

Ella es intérprete en lengua de señas, la cual considera su lengua materna. “Tengo mis padres con discapacidad auditiva y esto ha hecho que mi lengua materna sea la lengua de señas”, comenta.

Desde inicios del estado de emergencia, Fiorella se preocupó por la comprensión que tenían los peruanos con esta discapacidad auditiva con respecto a la información. Por eso, empezó a usar sus redes sociales para difundir resúmenes de los mensajes presidenciales a través de la lengua de señas, con el propósito de que las personas comprendan, de manera más sintetizada, lo que se quiere transmitir.

Si bien la persona encargada de traducir el mensaje presidencial a la lengua de señas en tiempo real lo hace de forma correcta, usa un lenguaje más técnico. Por ello, su motivación principal fue que las personas con discapacidad auditiva comprendan la situación actual de manera más amigable.

Fiorella vive en Wanchaq, Cusco, y trabaja en la Municipalidad del distrito, en un área de atención social.
Fiorella vive en Wanchaq, Cusco, y trabaja en la Municipalidad del distrito, en un área de atención social. | Fuente: Fiorella Peña

Además de los anuncios presidenciales, hace resúmenes de las nuevas normas de convivencia y de asuntos de interés público como el retiro de la AFP, por ejemplo. Incluso, ha logrado hacer videollamadas en tiempo de real y se ha animado a compartir información valiosa por Tik Tok.

Fiorella conoce de cerca la realidad que vive la ciudad del Cusco con respecto a las personas con discapacidad auditiva. “Podría decir que el 90% de las personas con discapacidad auditiva de nuestra ciudad no han accedido a un nivel educativo universitario ni superior (…) Ante esta situación, se ven realmente preocupados por la necesidad de buscar un trabajo (…) Creo que la necesidad de estas personas no es solamente que no puedan comunicarse”, resalta.

Gracias a su iniciativa, ha ayudado a muchos peruanos y familias que tienen integrantes con esta discapacidad. “Considero que más allá de esta pandemia, el mensaje es llevar calma, tranquilidad, para estos hogares donde muchas veces los padres no pueden comunicarse con sus hijos con discapacidad auditiva”, reflexiona. Por peruanos que se ponen la camiseta como Fiorella, hoy muchos compatriotas pueden pasar la emergencia de una mejor manera y mejor informados.

"Peruanos Camiseta" es una campaña de Alicorp y RPP que busca motivar un cambio de conducta positivo en las personas en torno a los valores cívicos enfocados en la actual coyuntura de la pandemia por la COVID-19. Como peruanos, tenemos la obligación de convertirnos en los mejores exponentes de comportamiento cívico, practicando el respeto, la responsabilidad y la solidaridad, sobre todo, en este tiempo de crisis.