Marianella Ledesma
Marianella Ledesma, magistrada del Tribunal Constitucional. | Fuente: Andina

En una entrevista concedida a Perú 21, la magistrada del Tribunal Constitucional, Marianella Ledesma, fue consultada sobre declaraciones vertidas en el mes de enero, cuando señaló que “hay que ser bien ingenuo para investigar después de 5 años” al presidente de la República, ya que Zoraida Ávalos no se encuentra más al mando de la Fiscalía, pero todo indica que Pablo Sánchez sería su sucesor.

Me ratifico, me reafirmo en esa tesis. Invito a que lean la Constitución. En ninguna parte de las atribuciones del Ministerio Público, existe la excepción de que no lo haga con el presidente de la República. No existe esa restricción. El artículo 117 de la Constitución sí protege a la figura presidencial para que no sea acusado. Es completamente diferente a ser investigado. En ninguna parte de la Constitución se señala que el presidente no puede ser investigado. Las investigaciones deben ser orientadas a una efectividad. Sino sería un poco cándido pensar que luego de que termine el mandato del presidente de la República se inicie la investigación cuando posiblemente los testigos y grabaciones ya no estén porque se diluyeron por razones del tiempo o la voluntad humana”, indicó.

Asimismo, la magistrada fue consultada sobre las declaraciones del premier Aníbal Torres, quien tras el fallo del Tribunal Constitucional que liberaba al expresidente Alberto Fujimori, indicó que este organismo debía desaparecer.


Disiento de las palabras del profesor Aníbal Torres. Yo creo en un Estado con libertades, con igualdad de oportunidades y sobre todo en un Estado constitucional donde se vele por el equilibrio de poderes. El Tribunal Constitucional fue creado para ser el gran controlador del ejercicio de poderes. Es el diseño de un Estado constitucional. Lamentablemente, algunos profesionales están acostumbrados a mirar al Estado, no desde el lado constitucional sino desde la ley. Habrá criterios que no nos agradan del TC, pero en la medida que esos criterios estén justificados en una base constitucional serán legítimos”, acotó y señaló que la gran fortaleza de un juez recae en los argumentos constitucionales para sustentar su posición.

Por otro lado, al ser consultada sobre si se encuentra de acuerdo con que el país se encuentra atravesando un momento constituyente, Ledesma mencionó que la Constitución es un diseño que permite autogobernarnos y autoorganizarnos.

“La Constitución no es una tarea acabada, es una tarea inacabada. Ahora veamos cómo mejoramos esa situación. Hay muchos puntos –que en la Constitución– tendrían que ajustarse desde el ámbito político y de la justicia constitucional, hay enormes vacíos. Pero de allí a pasar a una discusión mayor de una asamblea constituyente en el escenario actual donde hay situaciones más lacerantes, hay temas más importantes que trabajar, como la economía, la educación, la salud, temas laborales, y una serie de supuestos que un gobernante tiene que poner en una balanza y ver cuáles pasan a un segundo momento”, dijo.

SOBRE LA SUNEDU

Al ser consultada sobre el proyecto de ley aprobado por el Congreso que recompone el consejo directivo de la Sunedu, Ledesma indicó que su actividad ha contribuido a mejorar el servicio educativo del país.

“El Tribunal Constitucional impulsó la generación de la Sunedu. Estamos hablando de un diseño constitucional validado por el pleno del TC. La educación universitaria no es solo un derecho, sino también un servicio público que le interesa a toda la colectividad. La Sunedu se crea como un tercero para que controle, valide y verifique cómo se presta ese servicio público. Si los que van a controlar este servicio son las personas involucradas directa o indirectamente con las instituciones controladas, estamos regresando al pasado”, mencionó.

“Los ciudadanos vamos a ser los receptores de esa educación universitaria porque vamos a ser tocados por los médicos, ingenieros, abogados que son formados en ese modelo. Por eso debemos tener voz para cuestionar cómo se está brindando el servicio. Otro punto es que la actividad universitaria radica en la investigación. No pueden existir universidades que no hayan contribuido a la investigación en el país. ¿Qué aporte tecnológico han brindado esas universidades no licenciadas? Un tercer punto es que el tema educativo es una expectativa de vida. Personas de escasos recursos anhelan tener ese grado de formación universitaria. Estudiantes que vienen de sectores más pobres del país deben tener acceso a universidades top con laboratorios, profesores, pero les ofrecen (las universidades no licenciadas) una educación universitaria que luego se va a estrellar en el mercado. Se está jugando con las expectativas de jóvenes que tienen el anhelo de dar el salto social a una mejora económica que no necesariamente se da con una educación sin control de calidad”, indicó.

NUESTROS PODCAST

La OMS estima que la pandemia de COVID-19 causó 15 millones de muertes en sus dos primeros años en todo el mundo - Espacio Vital

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que la COVID-19 causó alrededor de 15 millones de muertes en todo el mundo entre el 1 de enero de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2021. El doctor Elmer Huerta analiza este panorama.