Presentan 83 armas y más de 54,000 municiones confiscadas en Ica

Todo lo decomisado estaba en posesión de la empresa comercializadora de armas Huamaní, donde se constató el incumplimiento de los requisitos mínimos de seguridad para su almacenamiento.

El ministro del Interior, Daniel Urresti, presentó 83 armas de fuego y más de 54,000 municiones en situación irregular confiscadas por la Policía y la Sucamec a empresas comercializadoras de armas y municiones del departamento de Ica.

La exhibición de todo el material se efectuó en la sede de la Dirección de Aviación Policial (Dipa), donde también estuvieron presentes el titular de la Superintendencia de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (Sucamec), Derik Latorre, y el director general de la PNP, Jorge Flores.

Flores recordó que dentro de la Dirección de Investigación Criminal se ha creado una División de Control de Armas, la que participó en el operativo, al igual que el Escuadrón Verde recientemente creado en Ica. Además, en esta acción se contó con personal del Ministerio Público.

Todo lo decomisado estaba en posesión de la empresa comercializadora de armas Huamaní, donde se constató el incumplimiento de los requisitos mínimos de seguridad para su almacenamiento y constituían un riesgo para la seguridad ciudadana por estar expuestas a posibles robos y caer en manos de delincuentes.
 
Asimismo, en la empresa El Cartucho y Anzuelo, también armería, fueron confiscadas tres pistolas y más de 1,500 municiones de diferente calibre, cuya comercialización no estaba permitida. Estas armas y municiones pasaron a custodia del Ministerio Público, para el peritaje respectivo, determinación de su origen y otras investigaciones.

Durante estas acciones, la Policía detuvo a tres personas ligadas a dicha empresa, entre ellas al dueño. Además, se dispuso el inicio del procedimiento sancionador correspondiente de la empresa.

Sucamec detalló que el Decreto Supremo 005-2014-IN establece que, para reforzar la seguridad ciudadana, las armerías (espacios de almacenamiento de armas y municiones) de las empresas de seguridad y casas comercializadoras de armas deben contar con un mínimo de dos cámaras de vigilancia, alarma conectada con la Policía o con alguna empresa de tecnologías de seguridad autorizada por la Sucamec y tener una señal luminosa de alerta en el exterior del local.

El plazo para que las compañías adecuaran sus medidas de seguridad venció el pasado 29 de mayo, a partir de lo cual correspondía a la Sucamec la incautación preventiva de las armas hasta que las empresas adapten sus instalaciones a los estándares de seguridad establecidos en la norma, así como aplicar una sanción administrativa que puede llegar hasta un 25 por ciento de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT).

Andina