CCFFAA

Las Fuerzas Armadas y la Policía de Perú inhabilitaron durante el último mes hasta catorce pistas de aterrizaje clandestinas utilizadas por el narcotráfico en la selva montañosa del sur de Perú, informó este viernes el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas en un comunicado.

Las pistas clandestinas destruidas se encontraron en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), una extensa y escarpada área selvática donde se encuentra la mayor superficie de cultivos ilegales de hoja de coca del país.

Las patrullas integradas de las Fuerzas Armadas y la Policía lograron inhabilitar diez de las catorce pistas clandestinas entre el 18 y el 29 de abril.

Esas decena de pistas se encontraba en las localidades de Santa Rosa, Pampa Alegre, Alto Ene, situadas en la región de Junín; Quisto Valle y Mimirini, en la región de Cuzco; y Sataronshiato, situada en Ayacucho.

Las operaciones continuaron este mes, cuando los militares y los policías destruyeron otras cuatro pistas más entre el 7 y el 9 de mayo.

Las cuatro pistas de aterrizaje se hallaban en los centros poblados de Mayapo y Bellavista, ubicados en la región de Junín, y de Teresa, en Cuzco.

Las operaciones de inhabilitación de pistas clandestinas tratan de impedir el traslado de droga y "constituyen un duro golpe a los narcotraficantes, convertidos en principal medio de financiación de la organización terrorista Sendero Luminoso", según el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

En el territorio del VRAEM todavía opera un remanente de Sendero Luminoso, que según las Fuerzas Armadas de Perú recibe dinero de los narcotraficantes a cambio de brindarles seguridad.

EFE