El cóndor "Wayra" sufrió en 2018 una fractura oblicua corta en el ala derecha al chocar con cables de alta tensión en el Mirador del Cura, Arequipa. | Fuente: EFE

El cóndor andino llamado "Wayra", viento en quechua, que fue curado de una fractura en sus alas y liberado, está totalmente recuperado dos años después de su lesión y vuela desde el valle del Colca hasta Puno

Los especialistas del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) de colocaron a "Wayra" un transmisor para estudiar sus desplazamientos, cuando fue liberado en julio del año pasado, después de ser operado de la fractura en una de sus alas y rehabilitado en un criadero zoológico de Lima.

El monitoreo realizado a la majestuosa ave mostró que inicialmente volaba alrededor de la zona de liberación en el centro poblado de Pinchollo, dentro del distrito de Cabanaconde, pero después hizo vuelos más largos alrededor del Valle del Colca, que corresponde a la provincia de Caylloma, en la surandina región Arequipa.

Posteriormente el cóndor, que tiene una altura promedio de 1,3 metros, voló hacia el Valle de los Volcanes, Umapalca y Andagua, en la provincia de Castilla, e inclusive llegó hasta el Área de Conservación Privada (ACP), ubicada en el distrito de Umachiri, cerca a la frontera con Bolivia.

"Los monitoreos presenciales han confirmado también que esta ave interactúa con otros de su especie, por lo que su adaptación, indican los especialistas, es exitosa", señaló un comunicado de Serfor.

El cóndor "Wayra" sufrió en 2018 una fractura oblicua corta en la región humeral proximal derecha del ala derecha al chocar con cables de alta tensión en el Mirador del Cura. 

Dado que no podía volar, el animal fue rescatado por especialistas de Serfor y llevado a la ciudad de Arequipa para ser sometido a una cirugía. Después de la operación fue trasladado al zoocriadero El Huayco, en Lima, para su rehabilitación.

"Wayra" fue el primer cóndor liberado en Arequipa, tras su recuperación, y el sexto en el territorio peruano, razón por la cual las autoridades pusieron especial interés en su monitoreo para asegurar igualmente la sobrevivencia de esta especie en peligro de extinción.

Hace cuatro años Serfor rescató otro cóndor en la Reserva Paisajísticas Subcuenca del Cotahuasi con un ala lesionada, pero a pesar de ser operado no logró recuperar la movilidad.

Cuando el cóndor extiende sus alas tiene un tamaño de 3,5 metros en promedio, desde un extremo de un ala a la otra, y vive en las alturas de las regiones de Lima, Arequipa, Cusco, Ancash y Ayacucho.

Hace cinco años, Serfor estimaba que la población de cóndores en el país era menor a 2 500 individuos, con una disminución promedio de 20 % cada dos generaciones.

EFE