Cusco
Más de 500 personas salieron este lunes en la Ciudad Imperial a pedir el cambio de la Constitución de 1993. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Gabriel Vela

En la ciudad del Cusco más de 500 personas, la mayoría jóvenes, marcharon esta tarde y noche por las principales calles del Centro Histórico exigiendo el cambio de la Constitución Política del Perú, de 1993, por una nueva.

El punto de concentración fue en la plaza de Limacpampa a las seis de la tarde, ahí las personas elaboraron sus carteles alusivos a la demanda de cambio de carta Magna, en rechazo al Congreso de la República y en honor a Inti Sotelo Camargo y Jack Pintado Sánchez, los jóvenes fallecidos en Lima producto de la represión policial.

Sin embargo, la mayoría concuerda con la necesidad de elaborar una nueva Constitución, ya que consideran que desde ahí se debe iniciar el cambio político que exigen.

“La lucha no acabó con el cambio de Gobierno, vamos a seguir con el cambio de Constitución. El Cusco ha despertado”, dijo uno de los ciudadanos.

Cusco protesta
Cusqueños también rindieron homenaje a Inti Sotelo Camargo y Jack Pintado Sánchez, quienes murieron producto de la represión policial. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Gabriel Vela.

Luego marcharon por las avenida Garcilaso y Sol, luego se dirigieron hacia el tradicional mercado San Pedro, para finalmente ingresar a la Plaza Mayor por la calle Márquez.

Un grupo de jóvenes durante todo el recorrido danzaron al ritmo de quenas y bombos.

La movilización estuvo acompañada de un contingente policial que no llevó armas, gracias a un acuerdo con la Defensoría del Pueblo. Durante el recorrido una persona en aparente estado ebriedad insultó a los manifestantes y los agentes intervinieron, para evitar que se registre un incidente mayor.

Cusco protesta
Esta joven acudió con un traje típico del Cusco y su amiga representando a la Madre Patria manchada de sangre. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Gabriel Vela.

Algunos ciudadanos llevaron velas y hasta un arreglo floral fúnebre a la Plaza Mayor de la ciudad.

“Es para nuestros hermanos menores que murieron luchando por un país más justo, por una clase política con alma… Estamos orgullosos de ellos”, dijo un varón que cargaba una ofrenda fúnebre.

Un grupo de profesionales de la salud acompañó a los manifestantes durante su recorrido, para prestar atención médica en caso sea necesario, vestían de negro, llevaban cascos blancos con unas cruces negras en ellos, para distinguirse.